¿Cómo cuidar una cobaya?

¿De dónde proceden las cobayas?

Las cobayas son unos roedores diurnos originarios de América del sur, más concretamente de las cordilleras montañosas incluso pudiendo vivir a más de 4500 metros de altitud. Hay que recalcar que los ejemplares de hoy en día no pueden soportar las mismas temperaturas que sus antepasados. Aparte de zonas montañosas, antes de su domesticación las cobayas también convivían en diversas zonas como praderas, zonas pantanosas y sabanas.

Son popularmente conocidas como cuyo, cuy doméstico, conejillo de Indias, cobayo o cobaya y güimo. Su nombre se debe a los sonidos que emiten estos animales, que proviene del quechua “quwi”.

Cuando Cristobal Colón descubrió América, los Incas ya habían domesticado las cobayas. Allí las criaban en todas variedades de colores (marrón, crema, gris) y pelajes (corto, largo, alborotado). Utilizaban las cobayas como ofrenda para los dioses, y también para consumo propio.

Los Holandeses introdujeron las cobayas en el continente europeo, llegando primero a los Países Bajos. Luego comerciaron con ellas hasta otros países como Portugal, España e Inglaterra. Como provenía de otro continente, era un animal caro y ya se consideraba exótico.

Al principio se usaban para fines médicos, para investigar y hacer experimentos. Aunque tiempo mas tarde, en Inglaterra es donde se empezó a conocer la cobaya como una mascota. Se realizaron muchas exposiciones y ferias de muestra, valorando así a este pequeño roedor y expandiendo una nueva visión como un gran animal de compañía. A Norteamérica, ya llegó como un animal domesticado hace apenas unos 250-300 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *