Saltar al contenido

¿Cómo cuidar un degú?

¿De dónde proceden los degús?

Los degús son originarios de America de Sur, concretamente la zona que abarca el sur de Perú hasta el centro de Chile (aunque se pueden encontrar en todo Chile). Entre estos dos puntos, los une la cordillera de los Andes con multitud de paisajes donde habita el degú. Las zonas donde se encuentran en mayor cantidad sus colonias son, la zona occidental de los Andes, al Vallenar y Curicó.

Se pueden encontrar degús en las montañas, llanuras, sabanas, y terrenos pantanosos como ríos o lagunas, típicos de esta zona de los Andes. No es frecuente encontrar a esta especie en zonas que tienen una precipitación frecuente. En libertad es común que los degús habiten en galerías subterráneas, en grupos de 5 a 10 individuos que están dominados por 2 machos.

Comportamiento del degú

Los degús son animales cariñosos y dóciles, pero al principio puede ser un poco asustadizo. No son agresivos, solo muerden cuando se sienten amenazados o tienen miedo. Como recomendación es mejor que los adoptes cuando aún son pequeños para que así se acostumbren a ti. De esta manera serán más mansos y sociales. Son animales diurnos, así que tienen más actividad durante las horas de sol y descansan por las noches. Es normal que escondan la comida en su refugio o algún lugar de la jaula. Son animales muy enérgicos y se les puede ver correr, morder la jaula y escarbar durante su tiempo de actividad.

No son animales solitarios, más bien les encanta estar en grupo o disfrutar de compañía. Necesitan compañía por que son animales gregarios, por eso conviene adoptarlos siempre con algún ejemplar más. Si no te es posible pasar tiempo con él y tampoco puedes permitirte tener 2 o más ejemplares, puede que se deprima o estrese, pudiendo llegar a enfermar. Algo muy común en esta especie es que se acicalan de unos a otros. También es algo normal en su comportamiento la forma de dormir, ya que duermen juntos unos con otros en lo que se conoce como una pila de degús.

Los degús expresan sonidos muy variados. Generan un murmullo para mostrar satisfacción, o incluso un cuchicheo como señal de toma de contacto entre sí. Si un degú está molestando a otro, éste emite un chillido para hacerle comprender que quiere que se aleje y lo deje tranquilo.

Si que es verdad que entre miembros de la misma especie, crean una jerarquía dentro del grupo de convivencia. Así que es normal que durante las primeras semanas de convivencia o épocas de celo, los degús disputen la jerarquía. Es normal que en esos momentos, se aprecien comportamientos como boxear, bailar e incluso marcarse entre ellos. Una vez establecida la jerarquía se respetará ese orden.

¿Qué comen los degús?

Para que los degús estén sanos, deben tener una dieta equilibrada. Los degús son herbívoros, necesitan una dieta alta en fibra y baja en carbohidratos. Algo muy importante a tener en cuenta es que son propensos a sufrir diabetes debido a su estructura divergente de insulina, que no le permite regular el azúcar en sangre.

  • El heno es la principal fuente de fibra. Es el alimento principal que asegura el buen funcionamiento del aparato digestivo. Además les ayuda a desgastar correctamente los dientes. Existen varios tipos de heno que puedes encontrar en las tiendas de mascotas, heno de fleo, alfalfa, diente de león, y algunos tipos más. El heno de calidad debe ser verde, oloroso y se tiene que conservar en un lugar fresco y seco.
  • El pienso más apropiado es el que no tenga azúcares ni cereales. Los piensos son un alimento completo, equilibrado y natural. Suelen ser preparados con vegetales, verduras, extractos de proteína vegetal, minerales, semillas (en baja cantidad), levadura, hierbas, caléndula, algas, yuca y aportes de vitaminas. Existen piensos de la marca Vitakraft que tiene mezclas especiales para degús.
  • La verdura sirve de complemento junto al heno. Se les debe dar verduras en alguna ración diaria, mientras que el heno debe estar siempre presente en su plato. Entre las verduras más recomendadas están las escarolas, la endivia, los berros, los canónigos, la rúcula, la achicoria, las judías verdes, las hojas de zanahoria, la berza, puerros, apio, pimientos rojo y verde, el calabacín. Siempre hay que ofrecer las verduras limpias y frescas. No se recomienda la col ni la patata, ya que su organismo no digiere bien estos alimentos.
  • Las hierbas o plantas silvestres como el trébol o el llantén también son muy buenas. Las espinacas o las acelgas son muy sanas para cuidar la salud de su pelaje. Se le puede dar junto al heno en caso de no tener verduras o incluso se puede dar a modo de premio.
  • Los frutos secos son un alimento que se les debe dar de forma esporádica. De esta forma se le aporta energía para que pueda gastar con sus juegos. También aporta ácidos grasos que permiten que el pelo mantenga brillo y esté sano. Le puedes dar 2 veces a la semana almendras, las nueces, los maníes,  y las avellanas. Las semillas de girasol y de calabaza también son muy buenas para su dentadura.
  • Las frutas no son aconsejables por que tienen mucho azúcar. Evita las frutas que contienen gran cantidad de azúcar como la pera. Sin embargo, la manzana tiene poca cantidad de azúcar y puedes darle un par de trocitos a la semana de manera esporádica.
  • Nunca debe faltar agua en ningún momento del día. Siempre tiene que tener a su disposición agua limpia y fresca.

Por último, los degús comparten un extraño comportamiento que tienen muchos roedores. Se trata de la cecotrofia, y es que muchos tipos de roedores les permite absorber de nuevo los nutrientes por parte de sus heces. Es una conducta normal en estos roedores, por eso no debe alarmarte.

¿Cómo limpiar un degú?

Como pasa con muchas especies de roedores, a los degús no se les debe bañar con agua. Sólo se debe bañar con agua cuando se trate de algo inevitable. Si esto ocurre, tienes que lavarlo con agua templada y dando fricciones con un trapo en la zona sucia. Procura que sea un champú de pH neutro o específico para roedores, cuidando que no entre en contacto la espuma con sus ojos o las orejas.

Para bañar al degú, lo más recomendable es que le pongas un recipiente un poco profundo con unos 2 o 3 cm de arena fina. Se trata de una arena especial para los baños, que las podrás encontrar en las tiendas de mascotas. Se debe echar la arena en un recipiente en el que quepa tu mascota. Lo recomendable es que se bañe 1 o 2 veces por semana, de esta forma no se reseca tanto la piel y se evitan los problemas que eso conlleva.

¿Es común que mi degú enferme?

Cabe recalcar que si tu mascota lleva una dieta equilibrada, variada y mantiene unas dosis de ejercicio, muy difícilmente puede caer enfermo. La dieta es muy importante ya que le ayuda a conseguir los aminoácidos que necesitan, ya que esto les ayuda a combatir las enfermedades. Tampoco es muy apropiado que le afecte las corrientes o cambios bruscos de temperatura, ya que pueden resfriarse.

Las jaulas sucias pueden ser un nido de bacterias. Asegurate de limpiar la jaula cada cierto tiempo para que sea limpia y acogedora.

los alimentos demasiado ricos en grasas y azúcar no son buenos para ellos, y la falta de fibras también les causará problemas.

Los alimentos ricos en grasas pueden provocar enfermedades del hígado. Igualmente, los alimentos ricos en azúcar no son buenos para ellos, ya que pueden volverse diabéticos si comen demasiada comida azucarada. La falta de fibras también les causará problemas digestivos, ya que su aparato digestivo no trabajará adecuadamente. Si come mucha verdura blanda, o alimentos con exceso de agua puede causar diarreas.

Sus dientes no dejan de crecer, por lo que hay que darle objetos para roer. De esta forma se evitan problemas bucales, ya que los degús son propensos a ello. Puedes ofrecerle madera, piedras de calcio u otros objetos que puedes encontrar en las tiendas de mascotas para ayudar a que no tenga problema en la mandíbula. La vitamina C igual es un buen complemento para tener los dientes sanos.

En cuanto a los cortes, fisuras o roturas de miembros observaras la deformación o comportamientos extraños en el degú. Estas heridas pueden curarse en unos días pero algunas deben ser atendidas por un profesional, así que no dudes en acudir al veterinario.

Cuándo un degú enferma se aprecian claras evidencias de su estado. Normalmente son muy activos, estando siempre alerta y respondiendo con curiosidad a las cosas que los rodean. Se debe observar que su pelaje es brillante y suave. Los ojos también deben ser brillantes y transparentes. La pérdida de apetito o una actividad letárgica puede puede indicar que está enfermo. La ausencia o presencia de cualquiera de estos signos puede ser muestra de que el degú no está sano.

Este artículo es meramente informativo. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Curiosidades de los degús

¿Conoces estos datos sobre los degús? No en todos los países es famoso este roedor. Así que te vamos a hablar sobre esta mascota dando unos datos muy curiosos.

  • Los degús no son nocturnos. La mayoría de roedores son nocturnos, pero los degús son más activos durante el día.
  • Son muy sociales. Necesitan la compañía de otros de su especie o si no puede ser, que el dueño pase bastante tiempo con ellos.
  • Son muy limpios. Aunque se debe limpiar la jaula 1 vez a la semana.
  • Como todo roedor, pueden reproducirse rápidamente.
  • Necesitan una dieta alta en fibra.
  • Su alimentación debe ser muy cuidadosa.
  • Pueden desarrollar diabetes.
  • Pueden vivir unos 8 años. Aunque existen casos de algunos degús que con unos cuidados excelentes que han llegado a vivir 13 años.
  • No se debe sujetar al degú por su cola. Si se atrapa por este miembro puede perderla, y no vuelve a crecer.
  • Los degús pueden llegar a medir más de 20 cm.
  • Su peso, cuando es adulto puede oscilar entre los 200-300 gramos.
  • Su pelo es corto y muy fuerte.
  • De su cabeza se puede destacar sus ojos oscuros, sus orejas erguidas y su morro corto.

¿Que jaula necesita un degú?

Teniendo en cuenta que los degús tienen un tamaño considerable respecto a otros roedores, lo más destacable respecto a su jaula es que debe ser espaciosa. Se aconseja que como mínimo la jaula sea de unos 80×50 cm en la base, y que llegue a los 80-100 cm de altura. También pueden ser más pequeñas si tienes un lugar donde soltarlo libremente durante y pase ahí la mayor parte del día.

Debe ser tan espaciosa para poder aprovechar bien el ancho para moverse libremente, y también alta para que escalen a las diferentes plantas. La posición de los barrotes es al gusto del consumidor, pero es más aconsejable que sean barrotes posicionados verticalmente. Son mucho más útiles las jaulas con distintos niveles como las de los hurones o chinchillas. El suelo, los estantes y las repisas deben ser sólidos, sin rejillas ni barrotes para no causar ningún atrapamiento. Es muy importante también que la separación entre barrotes sea la adecuada (entre 1 y 1,5 cm), y que posea puertas grandes para más comodidad.

El fondo se tiene que recubrir de algún tipo de sustrato como paja, pellets de viruta prensada, celulosa, alfombra de cáñamo, pellets de papel… No es adecuado el uso de serrín o virutas de maderas. Las virutas de cedro o pino no son recomendadas debido a los riesgos potenciales que estos productos de madera pueden representar. Tampoco se tiene que usar arena, sepiolita o sílices ya que pueden ocasionar problemas respiratorios. También es muy buena opción llenar todo el suelo de heno, así desarrolla su comportamiento de recolector.

Debes integrarle al menos un bebedero, un comedero y varios accesorios de juegos y demás, así como un terrario para que fabriquen su madriguera. Conviene evitar los bebederos colgados de los barrotes, ya que suelen gotear generando humedad que no es buena para el degú. Los bebederos y comederos se recomienda que sean con una base muy ancha para que no los puedan volcar.

Para refugiarse necesitan una casa o nido para poder sentirse seguros y descansar. Imprescindible también una zona dónde tenga heno o una henera y una bañera para poner arena fina y se bañe. Si tiene espacio en la jaula también es recomendable una rueda para que corra, además de accesorios para morder, para escalar, ramas y juguetes.

¿Dónde situar la jaula del degú?

La jaula se debe colocar en un lugar que no tenga cambios bruscos de temperatura y tampoco fuertes corrientes de aire. Tampoco es buena opción un lugar dónde el sol le afecte directamente. Los degús son sensibles a las altas temperaturas y les pueden causar un golpe de calor fácilmente, debido a que los degús no sudan. La temperatura ambiente ideal es la comprendida entre 18ºC y 22ºC. Hasta los 25ºC pueden aguantar bien, pero no debe pasar largos periodos de tiempo a más temperatura.

Cuando llega el verano es recomendable llevar la jaula a una habitación o lugar más fresco, y que no afecte el sol directamente. A los degús les agrada la compañía y agradecerán pasar con su dueño la mayor parte del tiempo. Así que evita ponerla en habitaciones aisladas, mejor en lugares que tenga contacto visual.

¿Cómo distinguir el sexo de los degús?

Diferenciar el sexo de los degús es muy sencillo, se puede apreciar perfectamente a simple vista. Basta con fijarse en la zona genital del animal, los machos tienen una separación entre el ano y la uretra evidente. En el caso de las hembras, no existe casi separación entre el ano y la vagina, ya que parece que estén pegados.