Saltar al contenido

Cuidados de un conejo

conejo toy

Información del conejo

Los conejos son animales mamíferos pertenecientes a la familia de los roedores, de tamaño relativamente mediano (ronda entre los 34cm – 50cm) y suelen tener un peso entre los 1,1 a 2,5 Kg; poseen unos incisivos grandes que utilizan para roer alimento u otro tipo de materiales. Otro punto característico de ellos son sus grandes orejas, las cuales pueden llegar a medir más de la mitad de la longitud de su cabeza. El resto del cuerpo suele ser redondeado, con unas patas traseras mucho mayores que las delanteras, las cuales les van a ayudar a ponerse en pie para llegar a frutos que se encuentren a mayor altura, o para impulsarse cuando están corriendo o van a saltar. Otra de sus características son sus pequeñas colas, las cuales parecen pompones. En cuanto a su alimentación, son herbívoros, basándose en una dieta variada entre frutas, heno y verduras. Podemos encontrarlos en todo el planeta excepto la Antártida.

Su domesticación comenzó a naturalizarse sobre todo en Estados Unidos o Dinamarca, ya que no requerían grandes cuidados y se supieron adaptar fácilmente como compañeros a la vida cotidiana de los seres humanos.

¿De dónde provienen los conejos domésticos?

En sus orígenes, el conejo estaba presente en la península ibérica. Se ha comprobado por genoma mitocondrial que todos los conejos domésticos descienden de la especie Oryctolagus cuniculus. Desde la península ibérica se expandió hasta Italia gracias a los romanos durante la conquista. Allí fueron soltados por los campos e incluso guardados en jaulas para posterior consumo de carne y empleando sus pieles para hacer ropa.

Los Fenicios en su conquista también denominaron a España Isephanim (tierra de damanes), confundiendo a los conejos con damanes. Quedaron sorprendidos por la gran cantidad de conejos que habitaban estas tierras.

Los normandos introdujeron los conejos en el Reino Unido en el año 1066. En Francia ya se criaban en monasterios desde donde los exportaban a otros países europeos. Aproximadamente en 1800 fueron exportados a Estados Unidos. Su principal comercio era para el consumo humano, y posteriormente se empezó a valorar su piel.

También se encuentran escritos que mencionan consumo de conejos de hace más de 3000 años. En el antiguo Egipto, China, Aztecas ya consumían carne de conejo, pero según estudios de científicos descartan que fueran razas domésticas. Posiblemente se traten de otros individuos salvajes.

Comportamiento de los conejos como mascotas

Los conejos tienen un carácter tímido y tranquilo. Les cuesta confiar en la gente, pero una vez hayas ganado su confianza verás que son muy cariñosos. Son animales nocturnos, por lo que las horas de mayor actividad las tienen por la noche y en las horas crepusculares. Se alimenta desde que anochece hasta que amanece y pasa el día en su refugio o madriguera. No suelen ser animales ruidosos, aunque si que emiten chillidos cuando están heridos o se sienten amenazados y tienen miedo. Pasan mucha parte de su tiempo acicalándose, ya que es un animal que se cuida mucho. 

Es un animal gregario y bastante territorial con los de su especie. Pueden emitir algún gruñido si se ocupa su espacio, y frotan la barbilla para marcar su olor por su territorio. 

¿Qué comen los conejos?

Los conejos son animales herbívoros, solo comen vegetales. Dado que su sistema digestivo es bastante delicado, cualquier desequilibrio o alimento no apto puede provocar algún problema. Principalmente su dieta se basa en heno, pienso o pellets, frutas y verduras frescas. Se tienen que restringir los alimentos las grasas, los carbohidratos y los azúcares ya que muchos problemas de salud los sufren debido a una mala alimentación.  



  • Heno: Les aporta mucha fibra necesaria para un correcto transito intestinal, evitando problemas como las bolas de pelo. Debe ser de la mejor calidad posible, fíjate en el color verdoso, su aroma y que no tenga polvo y otras impurezas. El heno les ayuda a desgastar los dientes, que nunca dejan de crecer. La recomendación es que le proporciones heno de hierba “Timothy” ya que es el más saludable. Los henos de alfalfa solo se deben suministrar a conejos adultos y en cantidades limitadas, ya que contienen mucha proteína, calcio y calorías.
  • Pellets: Es un producto preparado en forma de cilindros prensados. No se recomienda que sea la base de su dieta, aunque si que lo puedes usar como complemento de los vegetales. Un pienso o pellets de buena calidad debe estar compuesto por lo menos de un 20% de fibra cruda, no mas de 14% de proteína, 1% de grasa ni más de 0,5% de calcio. Para asegurarnos de que compramos la mejor opción hay que fijarse en la etiqueta. También es preferible que estén hechos a base de heno, y no de alfalfa. Para garantizar que el producto esté siempre fresco, compra envases pequeños.
  • Frutas frescas: Para los conejos, las frutas son sus golosinas. Siempre hay que darles porciones pequeñas y de vez en cuando, ya que son ricas en azúcares y calorías. Son unos excelentes premios, así que si estás enseñando algún truco o entrenando reforzará la relación. Las frutas aptas para su consumo son: papaya, manzana, fresas, melocotón, peras, melón, arándanos, ciruelas, fresas, plátano, cereza, piña, mango.
  • Verduras frescas: Debe tener al menos una ración de verduras al día, siempre crudas y lavadas. Una forma de administrársela es hacer una ensalada con 3 o 4 tipos de verduras diferentes. Las verduras le aportan minerales, vitaminas y les hidrata. Al introducir vegetales nuevos en su dieta, hay que hacerlo poco a poco para ver como responde al nuevo alimento. Las verduras más aptas para su consumo son: endivias, apio, borrajas, acelga, hojas de zanahoria, berros, canónigos, alcachofa, rúcula, escarola, pepino, diente de león, trébol, col china.
  • Hidratación: Es muy importante que siempre tengan agua fresca y limpia a su disposición. Para evitar que se acumulen bacterias, hay que renovar el agua cada día o cada dos días. El bebedero tiene que limpiarse cada vez que se cambia el agua y así se ayuda a mantenerse limpio.


Alimentos prohibidos

Principalmente, los conejos no toleran bien las semillas, frutos secos, legumbres y cereales. Tampoco son tolerantes a alimentos dulces, salados procesados para el consumo humano. Por lo que también hay una pequeña lista de alimentos que no les debemos proporcionar. 

  • Verduras y frutas prohibidas para conejos: Lechuga iceberg, coliflor, tomate, repollo, patata, cebolla, ajo, perejil, aguacate, legumbres, guisantes, maíz, berenjena, habas, puerro, boniato.
  • Plantas venenosas: Clavel, geranio, muérdago, esparraguera, orquídeas, flor de pascua, hongos, helechos, belladona, lirio, narciso, enebro, amapola, cannabis, violeta, aloe vera, violeta, bulbos.

Higiene de los conejos, ¿Cómo limpiarlos?

Son animales muy limpios y pasan buena parte del día acicalándose. Cabe destacar que el baño no es una buena práctica por que los estresa mucho y no es una tarea fácil. Así que evitaremos bañarlo siempre y cuando se pueda limpiar con toallitas de bebé, y no esté extremadamente sucio. Como máximo se debe de bañar un conejo 2 o 3 veces al año, ya que se destruye la capa de protección natural que tiene su piel.

Si no queda otro remedio, los pasos a seguir para lavar con agua a tu conejo son:

  • Llenar un recipiente con agua templada y situarlo en un lugar tranquilo, con una buena temperatura ambiente (no en un sitio con frío o corrientes de aire).
  • En el momento del baño siempre tiene que estar apoyado sobre sus patas, nunca ponerlo panza arriba.
  • Es preferible usar un champú para bebés o uno especial para roedores. También se puede limpiar solo con agua.
  • Evita que le entre champú en los ojos, orejas, nariz y boca. Si entra champú en algún orificio podría irritarlo.
  • Al acabar, sécalo con toallas. Nunca uses un secador ya que lo puede asustar o agitar. Debe quedar seco para que no se enfríe.

Una buena forma de evitar un baño y que la suciedad se acumule es darle cepillados diariamente. El cepillado quita el pelo muerto y evita que se hagan bolas de pelo y se las traguen, y aparte también elimina la suciedad que se agolpa en el pelaje. 

Como cortarle las uñas a un conejo

Las uñas de los conejos crecen muy rápido. Normalmente las delanteras crecen más rápido que las traseras, por lo que tendrás que recortarlas más a menudo. En estado salvaje no les causan ningún problema ya que excavan y eso les desgasta las uñas. En cautividad si que se les tiene que recortar cada 4 o 6 semanas, así evitaras que te rasgue el suelo, muebles, a ti o a otras mascotas.

¿Cómo sabes cuándo hay que recortar las uñas? Cuando oigas que el conejo se mueve y hacen ruido sus uñas contra el suelo es una señal de que ya les hace falta cortarlas. También se pueden observar que las uñas se doblan.

Si no te atreves a cortarle las uñas puedes acudir a un veterinario para que te aconseje como hacerlo. Puesto que es una tarea delicada cualquier movimiento en falso puede hacerle una pequeña herida. En el caso de que le cortes la carne que tiene cerca de la uña debes intentar parar la hemorragia con un hemostático o con harina para hornear. El útil que se debe emplear es un cortauñas para gatos o conejos. 

¿Qué enfermedades más comunes afectan a los conejos?

Los conejos, como otras tantas especies de mascotas pueden padecer afecciones de diversos tipos. Para poder prevenir cualquier patología o enfermedad es bastante importante que se siga el calendario de vacunas que nos proporcione el veterinario. Básicamente con una buena alimentación, dosis de ejercicio, un buen descanso, buena higiene y un poco de atención a su aspecto puede bastar para alejar enfermedades y que tenga una vida longeva. Cualquier signo de enfermedad que se aprecie se debe acudir al veterinario para que lo examine y proporcione un tratamiento adecuado. A continuación detallamos síntomas que indican que un conejo está enfermo. 

Normalmente cuando un conejo está enfermo refleja varios cambios en su comportamiento. Hay que prestar atención para detectar los siguientes cambios o síntomas de un conejo enfermo:

  • Está más delgado
  • Presenta pérdidas de pelo o calvas
  • Come menos cantidad de alimentos 
  • Ojos irritados
  • Diarreas o heces blandas que duran bastante tiempo
  • Inflamación de las mamas
  • Bultos en la piel
  • Cabeza inclinada hacia un lado
  • Mucosa, estornudos, ronquidos

Siempre hay que manipular el conejo con guantes y lavarse las manos después de manipularlo. Así evitamos que nos pueda contagiar algún tipo de infección contagiosa.

Enfermedades de la piel:

Pulgas o piojos: Si el animal está en casa y no tiene contacto con el exterior o con otros animales que sí que salen a la calle es más difícil que se contagie por estos parásitos. Pero al contrario, si sale al exterior o tiene contacto con otros animales si que puede contagiarse con cierta facilidad. Si tu conejo está infectado observarás un rascado excesivo. Además debes saber que estos parásitos son hematófagos y por lo tanto se alimentan de la sangre, pudiendo transmitir enfermedades como la tularemia y mixomatosis. Para acabar con los piojos y las pulgas se tiene que utilizar algún antiparasitario que nos recomiende el veterinario, además de tener una prevención con las otras mascotas.

Sarna: La sarna la produce un ácaros que llegan a formar túneles en las diferentes capas de la piel que incluso pueden llegar a los músculos del animal. Se alojan en la piel, y allí ponen sus huevos y se reproducen creando nuevas costras y heridas. Existen dos tipos de sarna, una ataca solo a la piel del cuerpo y la otra a las orejas y oídos. Se trata de una afección muy contagiosa entre conejos y animales que ya están infectados. Hay que acudir al veterinario para que administre el tratamiento que corresponde. 

Tiña: La tiña la producen unos hongos que provocan pérdida de pelo y descamación en la piel. Se reproducen muy rápido mediante esporas. Puede ser contagiada a los humanos. Sus síntomas son pérdida de cabello, piel seca y escamosa, lesiones en la piel que adquieren un color rojizo, picor y molestia, y heridas en la piel por arañazos y posible infección bacteriana. Un veterinario prescribirá un tratamiento adecuado, probablemente con algún antifúngico.

Enfermedades originadas por parásitos internos

Diarrea: Puesto que tienen un aparato digestivo muy sensible, la diarrea es algo común en los conejos. Los conejos de menor edad tienden a padecer más de esta afección. Puede ser grave si no se detiene la diarrea, puesto que puede deshidratarse. Esto lo puede causar un cambio brusco en su dieta diaria o incluso comer algún alimento fresco que no ha sido lavado. Si le cambias los alimentos de su dieta por otros a los que no está acostumbrado puede causar este problema, así que hay que introducirlos poco a poco y disminuir los que quieres retirar.

Infección por coliformes: Es una infección secundaria por parásitos oportunistas. La causa la bacteria escherichia coli y produce diarreas severas y por lo tanto deshidratación. Debe tratarse rápidamente acudiendo al veterinario para que le administre un medicamento inyectable. 

Enfermedades de origen bacteriano:

Tularemia: Es una enfermedad de conejos que la podemos clasificar como de muy grave. La transmiten la mordedura de ácaros, pulgas y piojos. Entre sus síntomas se encuentran úlceras en piel y boca, inflamación en los ojos, y pérdida total de apetito. Esta enfermedad solo se puede detectar haciendo pruebas de laboratorio, y se puede tratar con antibiótico que debe suministrar el veterinario. Si no la detectamos a tiempo, al dejar de ingerir alimentos, podría llegar a morir a partir del segundo o tercer día.

Abscesos: Son bultos que aparecen en la piel, están llenos de pus producido por la infección de una bacteria. Requiere curas y un tratamiento, normalmente con antibióticos. Hay que acudir al especialista para que valore y proporcione un tratamiento. Es importante mantener un buen nivel de higiene de la jaula, así se puede evitar estas infecciones. 

Pasterelosis: Puede ser causada por dos tipos de bacterias, la pasteurella y la bordetella. Los síntomas son estornudos, mucosidad nasal y ronquidos. La pueden causar tanto el estrés acumulado, como el ambiente de su hábitat, el polvo que produce el alimento seco, y el clima en donde viven. El veterinario nos recetará un antibiótico, teniendo un buen pronóstico final para el conejo si se trata pronto. 

Infecciones del oído: Síntomas claros de que tu conejo tiene infección de oído son las pérdidas de equilibrio y rotación de la cabeza hacia un lado. Las bacterias afectan al órgano del equilibrio. Afectan primero al oído medio y luego al interno. Es difícil detectarla, y cuando normalmente lo hacemos ya suele ser un poco tarde y los medicamentos tardan más en actuar. Una visita al veterinario para que evalúe la situación y administre el tratamiento oportuno, normalmente antibiótico y antiinflamatorio. 

Infecciones oculares: Esta afección la producen bacterias, así como exposición al polvo del hogar, el humo, o la exposición a algún lecho como el serrín, que contiene unas partículas volátiles. Entre los síntomas se encuentran la inflamación del párpado, irritación, y secreción en los ojos. En estado avanzado, el pelo de alrededor de los ojos se queda pegado y con legañas que impiden abrir los ojos. Si encuentras estos síntomas en tu mascota, acude al veterinario para que recete unas gotas oftalmológicas adecuadas para este caso.

Mastitis: La causan los estreptococos y los estafilococos. Estas bacterias producen fiebre, hinchazón y cambio de apariencia en las mamas. Se trata con antibióticos, hay que acudir al veterinario para que proporcione el tratamiento adecuado.

Tarsos ulcerados o pododermatitis: Se produce cuando el ambiente donde vive el conejo es húmedo y el suelo o sustrato no es el adecuado. Se producen unas heridas en las patas que se infectan que se infectan con bacterias y terminan produciendo pododermatitis. Es una enfermedad muy contagiosa, y estas bacterias se alojan en fácilmente en cualquier lugar, aun sin haber herida. Hay que evitar la suciedad y la humedad en los suelos de su jaula o hábitat. Hemos encontrado un artículo que lo explica muy bien, si quieres informarte profundamente de los tarsos ulcerados

Neumonía: Se trata de una infección bacteriana más profunda, ya que puede llegar hasta los pulmones y dificulta la respiración. Sus síntomas son mucosidad, estornudos, ronquidos y tos. Tiene los mismos síntomas que la pasterelosis pero es más peligrosa y complicada. Se debe acudir al veterinario cuando se presentan esos síntomas, y así estudiará al conejo y administrará el antibiótico oportuno. 

Enfermedades de origen vírico:

Mixomatosis: Es transmitida por la picadura de insectos que se alimentan de la sangre (piojos, garrapatas, mosquitos, pulgas y moscas), normalmente afecta a los conejos en libertad. Los síntomas no son inmediatos sino que aparecen a los 5 o 6 días y son secreción de las mucosas e inflamación de las mamas, genitales, párpados, labios, orejas y fosas nasales. Esta enfermedad es mortal y no tiene cura, lo mejor que puedes hacer para prevenirla es que se vacune al conejo cada 6 o cada 12 meses. Los meses con más peligro de infección son los de primavera y verano. Los animales enfermos suelen morir a partir de la 4 o 5 semana. 

Enfermedad hemorrágica del conejo: Grave enfermedad que es transmitida por un calicivirus que entra al organismo vía conjuntival, nasal y oral. Se manifiesta con falta de apetitos, cambios de humor, convulsiones y hemorragias nasales. Los animales infectados mueren pasadas pocas horas después de observar los primeros síntomas. Lo mejor para prevenir esta enfermedad es vacunar al conejo, con la que se cubre ésta enfermedad y la mixomatosis. 

Rabia: Esta enfermedad ataca al sistema nervioso y se transmite por la mordida o rasguño de un animal ya infectado. La rabia está extendida en todo el mundo, aunque existen zonas en la que ya está erradicada. Manteniendo al día las vacunas de nuestra mascota y evitar los contactos con animales enfermos no tiene peligro de contagio. Hay que destacar que no tiene cura. Sus síntomas son abundante salivación, signos de deshidratación y alteración del humor.

Enfermedades del sistema digestivo:

Coccidiosis: Los coccidios son unos microorganismos que atacan desde el estómago del conejo. Con una vida normal y saludable, estos microorganismos viven en un nivel normal dentro del sistema digestivo, pero con altos niveles de estrés y con bajos niveles de defensas es cuando se multiplican los coccidios y afectan al conejo. Algunos síntomas son pérdida de pelo, gases y diarreas continúas. Es una enfermedad con alta densidad de mortalidad en los conejos, ya que dejan de comer y beber hasta que terminan muriendo. Dada su peligrosidad hay que vigilar que no tiene estos síntomas y procurar que no esté estresado.

Bolas de pelo: Hay que cuidar que no se coma bolas de pelo, ya que estas no se digieren y se acumulan en su intestino. Después éstas crean una obstrucción, y crea uno síntomas que son falta de apetito, pérdida de peso y poca generación de heces. Lo más frecuente es que se tenga que intervenir quirúrgicamente. Una dieta alta en fibra y con mucho heno, además de cepillarle habitualmente para retirar el pelo puede ser una buena medida para que no coma bolas de pelo.

Este artículo es meramente informativo. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Curiosidades de los conejos

Lejos de ser animales simples, los conejos tienen ciertas características especiales propias de su especie que lo diferencian de otras criaturas del reino animal. Algunas de ellas son:

  • Son animales crepusculares, por lo que son más activos al amanecer y al atardecer, y poseen una visión de casi 360 grados, pueden ver lo que hay alrededor y detrás de ellos, pero no pueden ver de frente.
  • Por su naturaleza de vivir debajo de la tierra donde la temperatura es más fresca, los conejos que nos rodean son especialmente sensibles al calor del verano. Para su supervivencia durante los días de altas temperaturas, es necesario que tengan ventilación, hielo y agua en casi todo momento.
  • Sus orejas largas, dientes y uñas, crecen de por vida (por lo cual deben esmerarse para mantenerlos en buena medida y no hacerse daños así mismos).
  • Cuando están felices no lo puede ocultar. En los momentos de excitación por felicidad, los conejos se comportan de una forma un poco alocada y particular. Comienzan a realizar secuencias de movimientos un tanto salvajes que incluyen: saltos rápidos en el aire, corre y correr en modo desesperado y dar giros bruscos. Al igual que también pueden ronronear cuando están felices.
  • Para dejar claro cuál es su territorio, estos animales frotan el mentón (lugar donde tienen sus glándulas olfativas) en casi todas las superficies a su alrededor, incluso podría frotarse con una persona.

¿Qué significa soñar con conejos?

Los conejos representan en el mundo onírico ciertas cosas positivas. Como bien han sido recreados en cuentos y películas, los conejos nos inspiran de ésta bella forma dándonos el ejemplo de vitalidad, energía, e inteligencia. Así también como uso de la astucia, la valentía para afrontar situaciones diversas. Nos demuestran que nuestra grandeza se encuentra en nuestro interior y que por encima de lo físico se encuentra nuestra agilidad para la toma de decisiones y accionar de manera ágil y veloz.

En general soñar con conejos significa buen augurio. Simbolizan buenas noticias y cuando se presentan en los sueños son, generalmente, señales positivas hacia el futuro.

Se podría decir entonces, que representan buenos presagios o intuiciones en relación con el amor, la familia, la fertilidad, la prosperidad, la buena fortuna, tanto económica como espiritual y sentimental.

No por azar se asocian los conejos con la buena suerte, pues son símbolo de felicidad, amor, fortuna, éxito, tranquilidad, bienestar, equilibrio.

¿Cómo se llama la cría del conejo?

La mayoría de los animales posee un nombre específico para sus crías; en el caso de los conejos, este nombre es conocido como gazapos.

Tiempo de gestación del conejo.

El período de gestación de los conejos es considerado uno de los más cortos del reino animal, ya que su duración estima entre 29 y 35 días, con un término medio de 31 días. Si se supera la fecha tope de embarazo y la coneja no ha dado a luz, lo más posible es que no se haya llevado un buen control de la gestación o no se conozca la fecha exacta del apareamiento. En caso de no ser así se debe recurrir rápidamente al veterinario para que se tomen medidas al respecto, y así evitar consecuencias desafortunadas.

¿Cuánto tiempo vive un conejo doméstico?

A comparación de un conejo doméstico, un conejo salvaje suele vivir entre los 3 o 4 años, dependiendo de distintas circunstancias como el clima, los depredadores y la disponibilidad de alimento en el medio. Por el contrario, un conejo doméstico normalmente puede vivir de 6 a 8 años (existen casos aislados en los que algunos individuos viven un poco más llegando a sus 10 o 12 años), esto es algo que ha cambiado con los años, ya que no siempre fueron considerados animales de cuidados domésticos y sus condiciones en este entorno han variado bastante. Gran parte de su estilo de vida y desarrollo dependerán de los cuidados y estímulos que se le sean brindados.

Algo que puede beneficiar su crecimiento y bienestar, tanto mental como corporal, es tener una buena alimentación, condiciones de higiene optimas, jugar y hacer ejercicio regularmente al igual que las visitas al veterinario con sus requeridas revisiones.

Lo cierto, es que los conejos son mascotas más complicadas de lo que parecen y precisan de una atención un poco más específicas que otras mascotas domésticas.

Lo cierto, es que los conejos son mascotas más complicadas de lo que parecen y precisan de una atención un poco más específicas que otras mascotas domésticas. Por supuesto, vale resaltar nuevamente, que el tener una vida saludable va a ser de lo primero de lo que dependan.

¿Cómo jugar con un conejo?

Es interesante buscar juegos que no sólo ayuden a crear un vínculo el conejo, sino también que proporcionen la estimulación tanto mental como corporal que necesita.

Como muchos animales, disfrutan de los juegos que se adaptan a sus tendencias naturales, ya que se deleitan derribando las cosas con su nariz, incluso algunos también pueden recoger los juguetes con sus dientes y lanzarlos con un movimiento de su cabeza -los juguetes para pájaros son excelentes para esta actividad, ya que se pueden agarrar fácilmente-. 

Es buena idea tener una selección de juguetes disponibles y saber que no es necesario invertir mucho dinero para hacer feliz y mantener activo a tu conejo. Un favorito para ellos es un castillo de cartón (con rollos de papel higiénico o de toallas de papel), así como los juguetes de bebé de plástico duro, pelotas con cascabeles en el interior, guías telefónicas y demás. Pero sí debes tener en cuenta que algunos tipos de maderas pueden ser toxicas si son ingeridas, como el cerezo, la secoya y el melocotón.

Diferencia entre liebre y conejo.

Fácilmente podemos diferenciar a las liebres de los conejos en cuanto a su genética, ya que éstas suelen ser más grandes -de unos 68cm, aproximadamente-. Una característica que vale la pena resaltar es su cráneo articulado, sus orejas y extremidades son más estilizadas, por lo que desarrollan mejor la habilidad de correr (pueden alcanzar los 64 km/hora y realizar saltos de hasta 3 metros de altura). En cambio, en los conejos se presentan orejas más cortas, al igual que sus patas, y muestran unas extremidades mucho menos poderosas que las liebres.

Por otro lado, en cuanto a su hábitat, las liebres crean sus nidos de hierba aplanada, generalmente en campos abiertos y pastizales para vivir, a su vez son animales un tanto solitarios. En cambio, los conejos prefieren las madrigueras complejas, conviviendo en ellas unos 8 o 10 individuos, principalmente en bosques y campos coposos de arbustos; en su preferencia, cerca del mar en zonas de suelo suave y arenoso.

La alimentación de liebres y conejos es parecida, ambos casos respetan una alimentación herbívora. Además, ambos llevan a cabo la coprofagia, es decir, el consumo de sus propias heces, lo que les permite absorber todos los nutrientes necesarios de los alimentos. Las liebres se alimentan principalmente de hierba y cultivos, aunque en invierno ingieren también ramas, brotes y la corteza de arbustos, árboles pequeños y árboles frutales. Por su parte, los conejos ingieren hierba, hojas, brotes, raíces y la corteza de los árboles.

Sin embargo, una de las diferencias más notables se puede apreciar tras el nacimiento de las crías. Mientras que las liebres son prosociales (las crías nacen totalmente desarrolladas, listas para ponerse en pie y realizas las funciones propias de los individuos adultos), los conejos son altriciales (las crías nacen ciegas, sordas y sin pelo, dependiendo por completo de sus progenitores). Así mismo, existen más diferencias: Las liebres se reproducen en invierno, más concretamente en los meses de enero y febrero, así como en pleno verano. Su gestación dura una media de 56 días y el tamaño de la camada puede variar enormemente, siendo de entre 1 y 8 individuos. El destete se produce cuando los lebratos alcanzan el mes de vida y su madurez sexual llega alrededor de los 8 o 12 meses de edad. Losconejos, por su lado,pueden variar su camada entre 5 y 6 individuos, ellos son conocidos por su gran capacidad reproductora, pues pueden tener varias camadas al año. Sus crías se destetan al mes de vida y alcanzan la madurez sexual a los 8 meses de vida. A diferencia de las liebres, la mortalidad de los conejos silvestres ronda el 90% durante el primer año.

¿Qué jaula necesita un conejo?

Se recomienda que la jaula que se elija sea seis veces el tamaño que tendrá el conejo en su adultez – una jaula nunca deberá ser inferior a 100cm de largo x 60cm de ancho x 70cm de alto-.



Sin embargo, que tenga una jaula no significa que deba vivir enjaulado, ni mucho menos. Por muy grande que sea su jaula debe estar libre a diario, entre una y dos horas mínimo.

Este lugar únicamente será su espacio seguro, el que utilizará cuando esté solo en casa, sin vigilancia y/o por las noches, tiendo en cuanta de que los conejos tienen el increíble poder de morder cables de corriente sin electrocutarse, si queremos mantener a salvo tanto su salud digestiva como la salud de nuestro hogar, la jaula o parque se hace imprescindible.

En el caso de que se comparta la jaula con otro conejo o quizás, una cobaya, se debe procurar adquirir una con las dimensiones necesarias para que ambos animales se sientan a gusto en ella.



Transportines para conejos

Es importante utilizar accesorios adecuados; un buen transportín para conejos debería proporcionarles toda la seguridad posible, evitando que pueda golpearse y que, dentro del estrés que pueda sufrir por el traslado, se sienta seguro y tranquilo.



Al momento de escoger, se deben tener en cuenta ciertos puntos importantes:

El trasportín debe tener un tamaño proporcional al del conejo. Lo ideal sería que tenga suficiente espacio para que él se pueda sentar y recostar cómodamente, sin que sea demasiado grande, para evitarle deslizamientos y accidentes. Cubrir el fondo del trasportín con heno puede resultar positivo, ya que de esta forma tendrá qué comer y además tendrá una superficie acolchada en que descansar. Si el viaje es muy largo, lo mejor sería que cada par de horas se le ofrezca agua o se le instale una botella dentro.

En cuanto al material, si se realizan trayectos cortos, uno de tela o materiales similares sería una buena opción por ser ligeros y cómodos. Pero para viajes largos, es más recomendable uno compuesto de plástico, pues son más resistentes a golpes y protegerán al conejo de cualquier propenso accidente. No debe olvidarse que todo buen portador de conejos debe tener suficientes aberturas de ventilación para evitar que el animal sufra de exceso de calor.

Es importante que tenga un acceso fácil de ingreso y retiro del conejo mediante puertas laterales grandes o en la parte superior. Para evitar complicaciones y momentos estresantes al momento de entrar al transportín por primera vez, se puede colocar el mismo cerca de su jaula o mejor aún, en el sitio donde se le coloca cuando sale de su jaula para jugar unos días antes del viaje. De esta manera cuando sea el momento de introducirlo en el transportín, no se asustará tanto por tratarse de un lugar conocido.



Es importante saber que, si el viaje será en avión, es necesario comunicarse con la aerolínea correspondiente y averiguar qué tipo de transportín está autorizado y las dimensiones máximas permitidas para el mismo. También visitar al veterinario para que se haga el respectivo chequeo y emita el correspondiente certificado de salud. 

Si el viaje a realizar va a ser de varias horas, es bueno preparar al conejo haciendo varios recorridos de distintas duraciones los días previos.

¿Cómo saber si un conejo es macho o hembra?

Antes que nada, debemos tener en cuenta de que los conejos son animales que, por naturaleza son un tanto nerviosos, por lo que se deben sostener siempre con mucha suavidad y firmeza para que no resulten lastimados. 

Normalmente puede resultar difícil identificar el sexo del conejo si es aún pequeño, por lo que para hacerlo de una forma sencilla se recomienda esperar hasta que tengan entre 5 o 6 semanas de vida.

Para identificar el sexo del conejo debemos:

Sentarnos, acostar al conejo con su espalda sobre nuestras piernas y así poder colocar sus patas para arriba con más seguridad. La parte del sexo tiene 2 orificios -el que está más pegado al rabo es el ano y el otro, son los órganos sexuales-, con los dedos presionamos a ambos lados de los órganos sexuales, sin hacer mucha fuerza, para que podamos divisar la presencia de genitales masculinos o femeninos, que son reconocidos con facilidad.

En el caso del macho, cuando son adultos sus testículos pueden verse a simple vista, no así cuando son jóvenes, ya que éstos descienden al momento de llegar la pubertad; y es importante no dar por sentado que estamos en presencia de una hembra sólo por no ver dichos testículos. Siempre se debe verificar en la zona genital.

Por otro lado, podemos tener referencias del sexo del animal observado su comportamiento. En el caso de los machos, se diferencian claramente de las hembras por distintas características como ser más activos, territoriales, inquietos e incluso más agresivos -generalmente cuando no están castrados-, en cambio las hembras suelen ser más tranquilas, quietas, sumisas por lo que pueden tener tendencias a la obesidad. Ellas requieren un poco más de cuidados y atención a comparación de los machos.