Saltar al contenido

Conejos

conejo toy

¿Cómo cuidar conejos?

¿De dónde provienen los conejos domésticos?

En sus orígenes, el conejo estaba presente en la península ibérica. Se ha comprobado por genoma mitocondrial que todos los conejos domésticos descienden de la especie Oryctolagus cuniculus. Desde la península ibérica se expandió hasta Italia gracias a los romanos durante la conquista. Allí fueron soltados por los campos e incluso guardados en jaulas para posterior consumo de carne y empleando sus pieles para hacer ropa.

Los Fenicios en su conquista también denominaron a España Isephanim (tierra de damanes), confundiendo a los conejos con damanes. Quedaron sorprendidos por la gran cantidad de conejos que habitaban estas tierras.

Los normandos introdujeron los conejos en el Reino Unido en el año 1066. En Francia ya se criaban en monasterios desde donde los exportaban a otros países europeos. Aproximadamente en 1800 fueron exportados a Estados Unidos. Su principal comercio era para el consumo humano, y posteriormente se empezó a valorar su piel.

También se encuentran escritos que mencionan consumo de conejos de hace más de 3000 años. En el antiguo Egipto, China, Aztecas ya consumían carne de conejo, pero según estudios de científicos descartan que fueran razas domésticas. Posiblemente se traten de otros individuos salvajes.

Comportamiento de los conejos como mascotas

Los conejos tienen un carácter tímido y tranquilo. Les cuesta confiar en la gente, pero una vez hayas ganado su confianza verás que son muy cariñosos. Son animales nocturnos, por lo que las horas de mayor actividad las tienen por la noche y en las horas crepusculares. Se alimenta desde que anochece hasta que amanece y pasa el día en su refugio o madriguera. No suelen ser animales ruidosos, aunque si que emiten chillidos cuando están heridos o se sienten amenazados y tienen miedo. Pasan mucha parte de su tiempo acicalándose, ya que es un animal que se cuida mucho. 

Es un animal gregario y bastante territorial con los de su especie. Pueden emitir algún gruñido si se ocupa su espacio, y frotan la barbilla para marcar su olor por su territorio. 

¿Qué comen los conejos?

Los conejos son animales herbívoros, solo comen vegetales. Dado que su sistema digestivo es bastante delicado, cualquier desequilibrio o alimento no apto puede provocar algún problema. Principalmente su dieta se basa en heno, pienso o pellets, frutas y verduras frescas. Se tienen que restringir los alimentos las grasas, los carbohidratos y los azúcares ya que muchos problemas de salud los sufren debido a una mala alimentación.  

  • Heno: Les aporta mucha fibra necesaria para un correcto transito intestinal, evitando problemas como las bolas de pelo. Debe ser de la mejor calidad posible, fíjate en el color verdoso, su aroma y que no tenga polvo y otras impurezas. El heno les ayuda a desgastar los dientes, que nunca dejan de crecer. La recomendación es que le proporciones heno de hierba “Timothy” ya que es el más saludable. Los henos de alfalfa solo se deben suministrar a conejos adultos y en cantidades limitadas, ya que contienen mucha proteína, calcio y calorías.
  • Pellets: Es un producto preparado en forma de cilindros prensados. No se recomienda que sea la base de su dieta, aunque si que lo puedes usar como complemento de los vegetales. Un pienso o pellets de buena calidad debe estar compuesto por lo menos de un 20% de fibra cruda, no mas de 14% de proteína, 1% de grasa ni más de 0,5% de calcio. Para asegurarnos de que compramos la mejor opción hay que fijarse en la etiqueta. También es preferible que estén hechos a base de heno, y no de alfalfa. Para garantizar que el producto esté siempre fresco, compra envases pequeños.
  • Frutas frescas: Para los conejos, las frutas son sus golosinas. Siempre hay que darles porciones pequeñas y de vez en cuando, ya que son ricas en azúcares y calorías. Son unos excelentes premios, así que si estás enseñando algún truco o entrenando reforzará la relación. Las frutas aptas para su consumo son: papaya, manzana, fresas, melocotón, peras, melón, arándanos, ciruelas, fresas, plátano, cereza, piña, mango.
  • Verduras frescas: Debe tener al menos una ración de verduras al día, siempre crudas y lavadas. Una forma de administrársela es hacer una ensalada con 3 o 4 tipos de verduras diferentes. Las verduras le aportan minerales, vitaminas y les hidrata. Al introducir vegetales nuevos en su dieta, hay que hacerlo poco a poco para ver como responde al nuevo alimento. Las verduras más aptas para su consumo son: endivias, apio, borrajas, acelga, hojas de zanahoria, berros, canónigos, alcachofa, rúcula, escarola, pepino, diente de león, trébol, col china.
  • Hidratación: Es muy importante que siempre tengan agua fresca y limpia a su disposición. Para evitar que se acumulen bacterias, hay que renovar el agua cada día o cada dos días. El bebedero tiene que limpiarse cada vez que se cambia el agua y así se ayuda a mantenerse limpio.

Alimentos prohibidos

Principalmente, los conejos no toleran bien las semillas, frutos secos, legumbres y cereales. Tampoco son tolerantes a alimentos dulces, salados procesados para el consumo humano. Por lo que también hay una pequeña lista de alimentos que no les debemos proporcionar. 

  • Verduras y frutas prohibidas para conejos: Lechuga iceberg, coliflor, tomate, repollo, patata, cebolla, ajo, perejil, aguacate, legumbres, guisantes, maíz, berenjena, habas, puerro, boniato.
  • Plantas venenosas: Clavel, geranio, muérdago, esparraguera, orquídeas, flor de pascua, hongos, helechos, belladona, lirio, narciso, enebro, amapola, cannabis, violeta, aloe vera, violeta, bulbos.

Higiene de los conejos, ¿Cómo limpiarlos?

Son animales muy limpios y pasan buena parte del día acicalándose. Cabe destacar que el baño no es una buena práctica por que los estresa mucho y no es una tarea fácil. Así que evitaremos bañarlo siempre y cuando se pueda limpiar con toallitas de bebé, y no esté extremadamente sucio. Como máximo se debe de bañar un conejo 2 o 3 veces al año, ya que se destruye la capa de protección natural que tiene su piel.

Si no queda otro remedio, los pasos a seguir para lavar con agua a tu conejo son:

  • Llenar un recipiente con agua templada y situarlo en un lugar tranquilo, con una buena temperatura ambiente (no en un sitio con frío o corrientes de aire).
  • En el momento del baño siempre tiene que estar apoyado sobre sus patas, nunca ponerlo panza arriba.
  • Es preferible usar un champú para bebés o uno especial para roedores. También se puede limpiar solo con agua.
  • Evita que le entre champú en los ojos, orejas, nariz y boca. Si entra champú en algún orificio podría irritarlo.
  • Al acabar, sécalo con toallas. Nunca uses un secador ya que lo puede asustar o agitar. Debe quedar seco para que no se enfríe.

Una buena forma de evitar un baño y que la suciedad se acumule es darle cepillados diariamente. El cepillado quita el pelo muerto y evita que se hagan bolas de pelo y se las traguen, y aparte también elimina la suciedad que se agolpa en el pelaje. 

Cortar las uñas

Las uñas de los conejos crecen muy rápido. Normalmente las delanteras crecen más rápido que las traseras, por lo que tendrás que recortarlas más a menudo. En estado salvaje no les causan ningún problema ya que excavan y eso les desgasta las uñas. En cautividad si que se les tiene que recortar cada 4 o 6 semanas, así evitaras que te rasgue el suelo, muebles, a ti o a otras mascotas.

¿Cómo sabes cuándo hay que recortar las uñas? Cuando oigas que el conejo se mueve y hacen ruido sus uñas contra el suelo es una señal de que ya les hace falta cortarlas. También se pueden observar que las uñas se doblan.

Si no te atreves a cortarle las uñas puedes acudir a un veterinario para que te aconseje como hacerlo. Puesto que es una tarea delicada cualquier movimiento en falso puede hacerle una pequeña herida. En el caso de que le cortes la carne que tiene cerca de la uña debes intentar parar la hemorragia con un hemostático o con harina para hornear. El útil que se debe emplear es un cortauñas para gatos o conejos. 

¿Qué enfermedades más comunes afectan a los conejos?

Los conejos, como otras tantas especies de mascotas pueden padecer afecciones de diversos tipos. Para poder prevenir cualquier patología o enfermedad es bastante importante que se siga el calendario de vacunas que nos proporcione el veterinario. Básicamente con una buena alimentación, dosis de ejercicio, un buen descanso, buena higiene y un poco de atención a su aspecto puede bastar para alejar enfermedades y que tenga una vida longeva. Cualquier signo de enfermedad que se aprecie se debe acudir al veterinario para que lo examine y proporcione un tratamiento adecuado. A continuación detallamos síntomas que indican que un conejo está enfermo. 

Normalmente cuando un conejo está enfermo refleja varios cambios en su comportamiento. Hay que prestar atención para detectar los siguientes cambios o síntomas de un conejo enfermo:

  • Está más delgado
  • Presenta pérdidas de pelo o calvas
  • Come menos cantidad de alimentos 
  • Ojos irritados
  • Diarreas o heces blandas que duran bastante tiempo
  • Inflamación de las mamas
  • Bultos en la piel
  • Cabeza inclinada hacia un lado
  • Mucosa, estornudos, ronquidos

Siempre hay que manipular el conejo con guantes y lavarse las manos después de manipularlo. Así evitamos que nos pueda contagiar algún tipo de infección contagiosa.

Enfermedades de la piel:

Pulgas o piojos: Si el animal está en casa y no tiene contacto con el exterior o con otros animales que sí que salen a la calle es más difícil que se contagie por estos parásitos. Pero al contrario, si sale al exterior o tiene contacto con otros animales si que puede contagiarse con cierta facilidad. Si tu conejo está infectado observarás un rascado excesivo. Además debes saber que estos parásitos son hematófagos y por lo tanto se alimentan de la sangre, pudiendo transmitir enfermedades como la tularemia y mixomatosis. Para acabar con los piojos y las pulgas se tiene que utilizar algún antiparasitario que nos recomiende el veterinario, además de tener una prevención con las otras mascotas.

Sarna: La sarna la produce un ácaros que llegan a formar túneles en las diferentes capas de la piel que incluso pueden llegar a los músculos del animal. Se alojan en la piel, y allí ponen sus huevos y se reproducen creando nuevas costras y heridas. Existen dos tipos de sarna, una ataca solo a la piel del cuerpo y la otra a las orejas y oídos. Se trata de una afección muy contagiosa entre conejos y animales que ya están infectados. Hay que acudir al veterinario para que administre el tratamiento que corresponde. 

Tiña: La tiña la producen unos hongos que provocan pérdida de pelo y descamación en la piel. Se reproducen muy rápido mediante esporas. Puede ser contagiada a los humanos. Sus síntomas son pérdida de cabello, piel seca y escamosa, lesiones en la piel que adquieren un color rojizo, picor y molestia, y heridas en la piel por arañazos y posible infección bacteriana. Un veterinario prescribirá un tratamiento adecuado, probablemente con algún antifúngico.

Enfermedades originadas por parásitos internos

Diarrea: Puesto que tienen un aparato digestivo muy sensible, la diarrea es algo común en los conejos. Los conejos de menor edad tienden a padecer más de esta afección. Puede ser grave si no se detiene la diarrea, puesto que puede deshidratarse. Esto lo puede causar un cambio brusco en su dieta diaria o incluso comer algún alimento fresco que no ha sido lavado. Si le cambias los alimentos de su dieta por otros a los que no está acostumbrado puede causar este problema, así que hay que introducirlos poco a poco y disminuir los que quieres retirar.

Infección por coliformes: Es una infección secundaria por parásitos oportunistas. La causa la bacteria escherichia coli y produce diarreas severas y por lo tanto deshidratación. Debe tratarse rápidamente acudiendo al veterinario para que le administre un medicamento inyectable. 

Enfermedades de origen bacteriano:

Tularemia: Es una enfermedad de conejos que la podemos clasificar como de muy grave. La transmiten la mordedura de ácaros, pulgas y piojos. Entre sus síntomas se encuentran úlceras en piel y boca, inflamación en los ojos, y pérdida total de apetito. Esta enfermedad solo se puede detectar haciendo pruebas de laboratorio, y se puede tratar con antibiótico que debe suministrar el veterinario. Si no la detectamos a tiempo, al dejar de ingerir alimentos, podría llegar a morir a partir del segundo o tercer día.

Abscesos: Son bultos que aparecen en la piel, están llenos de pus producido por la infección de una bacteria. Requiere curas y un tratamiento, normalmente con antibióticos. Hay que acudir al especialista para que valore y proporcione un tratamiento. Es importante mantener un buen nivel de higiene de la jaula, así se puede evitar estas infecciones. 

Pasterelosis: Puede ser causada por dos tipos de bacterias, la pasteurella y la bordetella. Los síntomas son estornudos, mucosidad nasal y ronquidos. La pueden causar tanto el estrés acumulado, como el ambiente de su hábitat, el polvo que produce el alimento seco, y el clima en donde viven. El veterinario nos recetará un antibiótico, teniendo un buen pronóstico final para el conejo si se trata pronto. 

Infecciones del oído: Síntomas claros de que tu conejo tiene infección de oído son las pérdidas de equilibrio y rotación de la cabeza hacia un lado. Las bacterias afectan al órgano del equilibrio. Afectan primero al oído medio y luego al interno. Es difícil detectarla, y cuando normalmente lo hacemos ya suele ser un poco tarde y los medicamentos tardan más en actuar. Una visita al veterinario para que evalúe la situación y administre el tratamiento oportuno, normalmente antibiótico y antiinflamatorio. 

Infecciones oculares: Esta afección la producen bacterias, así como exposición al polvo del hogar, el humo, o la exposición a algún lecho como el serrín, que contiene unas partículas volátiles. Entre los síntomas se encuentran la inflamación del párpado, irritación, y secreción en los ojos. En estado avanzado, el pelo de alrededor de los ojos se queda pegado y con legañas que impiden abrir los ojos. Si encuentras estos síntomas en tu mascota, acude al veterinario para que recete unas gotas oftalmológicas adecuadas para este caso.

Mastitis: La causan los estreptococos y los estafilococos. Estas bacterias producen fiebre, hinchazón y cambio de apariencia en las mamas. Se trata con antibióticos, hay que acudir al veterinario para que proporcione el tratamiento adecuado.

Coccidiosis: Los coccidios son unos microorganismos que atacan desde el estómago del conejo. Con una vida normal y saludable, estos microorganismos viven en un nivel normal dentro del sistema digestivo, pero con altos niveles de estrés y con bajos niveles de defensas es cuando se multiplican los coccidios y afectan al conejo. Algunos síntomas son pérdida de pelo, gases y diarreas continúas. Es una enfermedad con alta densidad de mortalidad en los conejos, ya que dejan de comer y beber hasta que terminan muriendo. Dada su peligrosidad hay que vigilar que no tiene estos síntomas y procurar que no esté estresado.