Saltar al contenido

¿Cómo cuidar ratones?

¿De dónde provienen los ratones?

Estos pequeños roedores los encontramos actualmente en casi todas partes del mundo. Originariamente los ratones proceden de África y Asia, y gracias a su poder de adaptación, rápidamente se extendieron a otras partes del planeta. Tras la rata, es el segundo animal mas distribuido alrededor del mundo. Hay más cantidad de ratones en las áreas cálidas y tropicales.

Existen varias especies de ratones. Así que dependiendo de la especie de ratón de la que hablemos su hábitat varía considerablemente dependiendo de sus necesidades.

En estado salvaje es común encontrarlos en zonas con vegetación y un suelo arenoso, para poder comer y hacer madrigueras. Las metrópolis son su lugar ideal, hay muchas casas llenas de comida, calor y agua. Se cree que en las ciudades hay 3 ratones por cada habitante.

Comportamiento de los ratones

Los ratones son animales muy inteligentes. Son unos excelentes trepadores, y usan su cola para mantener el equilibrio. Son capaces de dar pequeños saltos y de correr muy rápido. También son capaces de nadar, pero sólo nadan cuando es una obligación ya que no les gusta el agua. Sólo muerden cuando se les hace daño o cuando están asustados, por lo tanto son bastante mansos si no se les provoca.

Por naturaleza los ratones son animales muy sociales. Para estar felices necesitan la compañía de otros miembros de su propia especie. Por lo tanto se recomienda tenerlos en parejas o grupos de su mismo sexo, o con los machos castrados. Tanto en cautividad como en libertad son de hábitos nocturnos, aunque en cautividad también socializan con sus dueños durante las horas de sol. Son muy inquietos y asustadizos, por lo que es bueno tenerlo en lugares tranquilos.

Las hembras son mas sociales que los machos, que a veces adoptan comportamientos territoriales contra otros machos. Dentro de la colonia o grupo, suelen producirse disputas por el control de la misma.

Necesitan objetos para jugar o para masticar. Si no juegan o se mantienen distraídos pueden desarrollar problemas de comportamiento. Estos problemas incluyen pérdida de pelo, conductas repetitivas (morder los barrotes de la jaula, excavar, saltar), rechinar de dientes, movimientos repetitivos, peleas entre ejemplares, e incluso canibalismo (de sus parejas y crías).

¿Qué comen los ratones?

En cautividad, los ratones se alimentan de piensos preparados para ratones, pero son capaces de consumir toda clase de alimentos tanto en libertad como cautividad.

Principalmente la dieta de los ratones se basa en las plantas, vegetales y frutas. Son herbívoros, aunque esto no quiere decir que se les dé sólo estos alimentos ya que algunas veces comen insectos o incluso carroña de otros ejemplares.

Puedes darle queso fresco, que ya sabrás que les encanta. Pueden comer cualquier tipo de fruta, las peras y manzanas son recomendables debido a que aportan mucha fibra. Cualquier tipo de semilla o fruto seco también son recomendables, pero siempre sin sal y sin procesar.

Siempre debe disponer de pienso y agua limpia y fresa a su alcance. Aproximadamente comen unos 15 g de alimentos por cada 100 g de peso corporal al día. La ingesta de agua es de unos 15 ml de agua por cada 100 gramos de peso del individuo al día. Toda esta ingesta la reparten en varias veces a lo largo del día.

¿Cómo limpiar un ratón?

Los ratones son animales muy limpios que pasan mucho tiempo aseándose. Se acicalan ellos mismos y también de unos a otros. De esta forma mantienen un pelo limpio y brillante. Si observas que tu ratón tiene el pelo sucio y apagado puede ser un síntoma de que está enfermo, en este caso deberías acudir a un veterinario.

Si la ocasión lo requiere por que se ha manchado con alguna sustancia tóxica como pintura o algún otro elemento, se puede lavar con toallitas y agua templada dando fricciones en la zona afectada. Se debe utilizar un champú de Ph neutro, y tener mucho cuidado de que no le afecte a los ojos y oídos. Cuando acabes de limpiarlo, debes secarlo con una toalla hasta quitar toda la humedad.

Enfermedades de los ratones

Los ratones pueden enfermar y llegar a necesitar los cuidados de veterinarios. Los primeros síntomas de un ratón enfermo es que se le ve más apático, con falta de apetito y aletargado. Al observar estos síntomas es importante llevarlo al veterinario para que estudie la situación. Estas son algunas de las enfermedades más comunes:

Enfermedades del oído

  • Otitis externa: La producen los ácaros. Se notan síntomas como almacenamiento de cera en el pabellón auditivo y picor. Acude al veterinario para que le proporcione el tratamiento adecuado.
  • Enfermedad del oído medio: Esta afección está asociada a una infección bacteriana. Los síntomas son pérdida de equilibrio, inclinación de la cabeza hacia el lado afectado y que dan vueltas en círculo. También se puede observar pus y suciedad en el oído medio. Hay que acudir al veterinario para dar el tratamiento adecuado, normalmente con antibióticos.

Enfermedades del ojo:

  • Porfirina: Las glándulas de Harder producen una secreción marrón llamada porfirina. Esta secreción se sitúa cerca de los ojos y la nariz. Este problema aparece más con las situaciones de estrés, infecciones respiratorias y enfermedades concurrentes. El veterinario debe estudiar el caso, proporcionar un tratamiento adecuado y eliminar situaciones estresantes.

Enfermedades de la piel:

  • Dermatitis: Las evidencias más claras son el picor, erupciones en patas, cola y nariz, y heridas sangrantes en cabeza y cuello. Puede ser debido a alergias al níquel o debido a una dieta incorrecta. Las dietas con mucho frutos secos, aceites y alimentos con colorantes pueden crear reacciones alérgicas. Procura proporcionar una dieta equilibrada y libre de estos componentes nocivos. Acude al veterinario para que alivie el picor con una inyección de corticoides.
  • Tiña: No es una enfermedad común en ratones pero sí que la pueden transmitir. Se pueden observar pequeñas zonas sin pelo y escamosas. El veterinario realizará un mocrocultivo y aplicará el tratamiento necesario.
  • Pulgas: Es muy raro que se contagien con pulgas, pero sí que pueden ser transmitidas si están en contacto con otros animales. Como tratamiento se debe limpiar la jaula y cambiar sustrato y nido, también debes echar un spray con piretrina por la jaula y por encima de los animales.
  • Ácaros: Éstos parásitos son bastante comunes en estos roedores, y más en los que no tienen una higiene adecuada. Los ácaros pueden producir problemas alérgicos que pueden causar heridas en la piel que pueden llegar a infectarse. Acude al veterinario para que proporcione un tratamiento adecuado.
  • Heridas: Las heridas por mordiscos suelen aparecer en la cola. Suelen aparecer en épocas de celo o por peleas del macho dominante. Hay que aplicar antiséptico o suero fisiológico en las heridas, y también con antibióticos por vía oral. También hay que separar al dominante del grupo para evitar peleas.

Enfermedades del aparato diestivo:

  • Diarrea: Esta enfermedad es debida a una mala alimentación o a unos malos hábitos alimenticios. Es conveniente apartara al ejemplar afectado para evitar el contagio. Hay que acudir al veterinario, y mantenlo hidratado. Debes lavarte muy bien las manos y limpiar las cosas que hayan tenido contacto con las heces. Los cambios bruscos de dieta también pueden ocasionar diarrea. También puede ser causada por bacterias o virus, por eso la importancia de acudir al veterinario.
  • Maloclusión: Los dientes nunca dejan de crecer, y si estos crecen de manera uniforme tendrá dificultado a la hora de comer. Esto conlleva a una pérdida de peso. Hay que darle darles cosas para roer.
  • Lombrices intestinales: Los ratones pueden contagiarse con la tenia Hymenolepis nana. Los ratones adultos no tienen síntomas, pero los jóvenes reflejan pérdida de peso, diarrea y obstrucción intestinal.
  • Protozoos y coccidios: Aparecen en condiciones de mala higiene o enfermedades concurrentes. Aparecen síntomas de pérdida de peso y diarreas. El veterinario administrará el medicamento adecuado.

Enfermedades del sistema respiratorio:

  • Alergias: Pueden aparecer alergias al lecho, aserrín, al heno fino, al humo del tabaco y a los aerosoles. Se puede apreciar estornudos, rinitis y conjuntivitis.
  • Resfriados: Al ser unos animales tan delicados con los cambios de temperatura, pueden caer enfermos, sobre todo en meses de invierno. Por lo general se aprecia inactividad. Estos enfriados se agravan rápidamente por lo que hay que acudir al veterinario para que estudie la situación.
  • Hepatitis vírica: Este virus afecta a las fosas nasales, pero puede propagarse a otros órganos. Los ejemplares jóvenes lo padecen, mientras que los mayores lo pasan y se recuperan en unos días. Los síntomas son postura encorvada, pelo erizado y diarrea, incluso algunos llegan a la muerte.
  • Mycoplasmosis: Esta enfermedad es común en ejemplares con estrés o individuos con muchas infecciones bacterianas. Los síntomas son rinitis, letargo, pérdida de peso, disnea y postura encorvada. Hay que acudir al veterinario. El tratamiento elimina los síntomas pero no el problema. Hay que limpiar bien la jaula para eliminar la acumulación de amoníaco puede prevenir la aparición de la enfermedad.

Enfermedades del aparato locomotor:

  • Fracturas: Las fracturas se deben a caídas o traumatismos. Hay que inmovilizar la zona y meter al individuo en una jaula más pequeña donde no pueda trepar, saltar o moverse demasiado. Suele tardar alrededor de 15 días en soldar los huesos. El veterinario debe darte las pautas a seguir.
  • Pododermatitis: Si observas que las patas están rojas, hinchadas o aparecen úlceras puede que padezca pododermatitis. Esto ocurre cuando la jaula está sucia, cuando el suelo es de barrotes con una fina capa de sustrato o por que la rueda de jugar tiene una superficie de barrotes. El veterinario proporcionará un tratamiento adecuado.
  • Cola torcida: Esto es una afección hereditaria. Los ratones pueden nacer con la cola torcida y no se puede hacer nada al respecto. Si es a causa de un traumatismo y se daña el sistema sanguíneo se puede apreciar necrosis. En este caso sí se debe amputar la parte dañada de la cola.
  • Parálisis: Ocurren debido a un traumatismo o caída. En estos casos se daña la columna.
  • Osteoartrítis: Debido a la vejez, esta afección causa dificultad de movimiento y rigidez en músculos y articulaciones.

Este artículo es meramente informativo. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Curiosidades de los ratones

Aquí encontrarás algunos datos curiosos sobre los ratones.

  • Son animales muy inteligentes.
  • Como son muy sociables, les encanta vivir con otros de su especie.
  • Son unos grandes escaladores.
  • Su flexibilidad hace que puedan escapar hasta por un agujero de 6 mm.
  • Los ratones son omnívoros. Aunque su dieta se basa en plantas, frutas y vegetales.
  • Tienen una visión muy pobre, por eso tienen muy desarrollados los otros sentidos.
  • Los ratones llegan a comer 3,6 kg de comida al año.
  • Los ratones machos hacen sonidos agudos, para así atraer a las hembras.
  • Pueden caer de hasta 20 metros sin lastimarse.
  • Los dientes de los ratones nunca dejan de crecer.
  • Los ratones pueden saltar hasta 25 cm en vertical.
  • Les gusta desplazarse pegados a paredes y otros bordes.
  • Exploran su territorio todos los días.
  • De promedio, un ratón deposita 36.000 excrementos en un año.
  • Pueden pasar largos periodos de tiempo sin beber agua.

Jaulas para ratones

Para dar alojamiento a los ratones, los terrarios se consideran la mejor opción. Los terrarios son de un tamaño aceptable y tienen numerosas ventajas que no proporcionan las jaulas. Aunque las jaulas no son tan mala opción si se sabe elegir cuál, ya que estos pequeños son muy astutos e intentan escabullirse por cualquier hueco por remoto que sea.

La jaula debe ser lo más espaciosa posible y si tiene varios pisos mejor, así se fomenta el ejercicio físico. Debe estar fabricada de un material inoxidable para evitar algún que otro problema de salud a los ratones. El piso de la jaula debe ser liso y que ajuste perfectamente. Cada ratón debe tener alrededor de unos 50 cm2 de espacio.

Dentro de la jaula nunca debe faltar un refugio donde puedan dormir y esconderse para sentirse seguros. Debe haber al menos un dispensador de agua tipo para roedores y un cuenco para poner la comida del ratón. Tampoco pueden faltar sus juguetes, les encantan las cuerdas, los puentes, las escaleras, los túneles, las ruedas (procura que sean de superficie lisa para evitar lesiones). Los juguetes puedes adquirirlos fácilmente en las tiendas de mascotas, o también puedes fabricarlos tú mismo. Los juguetes son muy importantes para su entretenimiento.

El suelo debe estar cubierto con algún tipo de lecho absorbente como virutas de madera (que no sean de pino), pellets, papel triturado, maíz triturado o incluso heno. El heno les sirve de lecho y también de alimento.

¿Dónde situar la jaula de los ratones?

Procura que la jaula esté situada en un lugar tranquilo, sin ruidos muy fuertes ya que tienen el oído muy desarrollado. Para un mayor confort, la jaula debe estar situada en un lugar seco y cálido. La temperatura ideal es de los 15ºC a los 27 ºC, por encima de los 30 ºC puede darle un golpe de calor. No debe afectarle corrientes de aire, pero sí una pequeña brisa que ayuda a ventilar su habitáculo. Tampoco es muy aconsejable que la jaula esté cerca de radiadores o de ventanas. No es bueno que incidan directamente los rayos del sol. Además como son de hábitos nocturnos, la luz diurna puede alterar sus horas de sueño.

¿Cómo diferenciar el sexo de los ratones?

Existen evidentes diferencias entre los ratones machos y las hembras. En los ratones macho se puede observar mayor distancia entre los genitales y el ano, mientras que en las hembras están casi pegados. Los ratones macho adultos tienen un tamaño ligeramente mayor que las hembras. Las hembras son mucho más activas, curiosas e inquietas, mientras que los machos son más vagos.

La mejor manera para diferenciarlos es poner al ratón sobre una superficie transparente y ver a través si tiene testículos o no. Esta forma es muy fiable, ya que si los coges por la cola para observar puede ser que retraigan los testículos debido al miedo, pudiendo confundirte.

Cuando los ratones son recién nacidos es difícil diferenciar su sexo. Al cabo de unos días ya se puede apreciar que en la zona genital, los machos tienen una mayor distancia entre el ano y los genitales. Mientras que las hembras tienen el ano y los genitales muy juntos. Una vez que los ratones empiezan a tener pelo, se puede apreciar que las hembras no tienen pelo en la zona de los pezones, y los machos tienen toda barriga cubierta de pelo.