¿Sabes cómo cuidar un hámster?

¿De dónde proceden los hámsters?

Los hámsters son pequeños roedores de la subfamilia Cricetinae, originarios de Asia. El hámster común vive en Europa y Siberia, causa daños a la agricultura; el de cola de rata proviene de Rusia y de China; el enano de Asia oriental. El hámster más extendido como animal doméstico y de laboratorio es el dorado, que proviene de Siria. Allí fue descubierto por el naturalista Waterhouse en 1839.

 

 

Comportamiento de los hámsters

Los hámsters son animales nocturnos, lo cual significa que duermen la mayor parte del día y es por la noche es cuando más activos están. Estos roedores son solitarios y muy territoriales, en estado salvaje solo se juntan para aparearse. Hay alguna especie como el hámster enano ruso y el chino que si se pueden juntar, pero hay que cuidar la convivencia. La timidez también es un rasgo de su comportamiento, ante cualquier ruido o sensación de amenaza les llevará a esconderse.

Ahora analizaremos algunas actitudes para entender el comportamiento de los hámsters:

Acicalamiento: Cuándo un hámster se acicala significa que se siente feliz y seguro. Estar coqueto y listo forma parte de su seguridad. Puede no parecer común, pero su higiene forma parte de su comportamiento lamiéndose las patitas primero y luego el resto del cuerpo.

Bostezos y estiramientos: Es probable que veas cómo el hámster bosteza y estira su cuerpo y extremidades. No puede parecer algo extraordinario, pero estos comportamientos indican que se siente feliz y cómodo con su entorno y hábitat.

Marcaje: Los hámsters son animales territoriales y les gusta marcar su espacio. Tienen una glándula en el vientre, y por eso se frotan con los objetos o elementos de su entorno. De esta forma dejan constancia de su presencia impregnando su olor.

Sonidos: Emiten distintos sonidos como chirridos, siseos o ruidos rechinando los dientes. Cuándo un hámster emite chirridos significa que tiene miedo o está agitado. Es un comportamiento normal, sucede cuando es llevado a un nuevo entorno y dejará de hacerlo cuando se acostumbre a su nuevo hábitat. Cuándo rechina sus dientes, significa que está decretado y prefiere la soledad. Se aconseja no tocarlo porque podría mordernos. Cuándo un hámster sisea significa que esta asustado o se siente amenazado.

Morder los barrotes de la jaula: Cuando un hámster roe los barrotes de la jaula significa que está intentando llamar tu atención. Para evitar que roa los barrotes hay que darle algún objeto o material para roer y que no sea molesto. Normalmente roen su jaula por la tarde/noche cuando están más activos y se sienten solos.

Roer: Es una necesidad básica para los hámsters. Les sirve para mantener sus dientes a raya, ya que nunca dejan de crecer. Si no roen, los dientes crecen hasta el punto de causarles enfermedades y graves problemas dentales. Solo tenemos que asegurarnos de que los barrotes no están oxidados.

Escuchando: Cuando un hámster está sentado sobre sus patitas traseras erguido significa que hay algo que llamó su atención. Ponen las orejas en punta para percibir el sonido o los movimientos.

Morder las manos: Puede que el hámster aun no esté domesticado o sienta miedo y reaccione mordiendo. Debe pasar un tiempo para que se acostumbre a ti. Muchas veces si has terminado de comer o has manipulado alimentos pueden quedar restos, y si el hámster detecta comida te puede morder. Hay que lavarse las manos antes y después de acariciar al hámster.

¿Qué comen los hámster?

Los hámster deben tener siempre a su disposición alimentos y agua fresca. Encontramos infinidad de alimentos comerciales prefabricados, pero no debe ser su único alimento y podemos complementar la dieta con frutas y verduras frescas. También les gustan mucho las semillas, granos, nueces y maíz. En estado salvaje también comen insectos, ranas, lagartijas y otros pequeños animales.

Su dieta requiere un alto contenido en fibra, vitaminas, minerales y proteínas. Las grasas, debido a su organismo no las digiere con facilidad, así que no se recomienda un consumo excesivo.

En cuanto a los alimentos adecuados para hámster podemos encontrar:

Semillas y cereales: Son muy importantes en su dieta ya que son una fuente de hidratos de carbono y aportan fibra para una buena digestión. Algunas semillas o cereales recomendados son: soja, semillas de sésamo, semillas de calabaza, avena, trigo, cebada, arroz, semilla de lino. El maíz y las semillas de girasol pueden ocasionar alergias, así que vigila su reacción y en base a ello agrégalas o quítalo de su dieta.

Frutas: Son un complemento para dar como premio. No hay que abusar mucho de la fruta e incluirlas moderadamente ya que el exceso de azúcar puede generar diabetes. Hay que enjuagar las frutas y dejarlas reposar hasta pasado 2 minutos antes de dársela. Las frutas más recomendadas son: manzana (sin semillas), plátano, melocotón, pera, ciruela, melón, fresa, frambuesa, albaricoque. Los hámsters enanos de Campbell son propensos a tener diabetes, por lo que no es aconsejable darle frutas y alimentos que contengan gran cantidad de azúcares.

Verduras o vegetales: Aunque los vegetales son necesarios en la dieta del hámster, debemos suministrarlos de manera moderada. Aportan vitaminas esenciales, antioxidantes, minerales y fibra entre otros beneficios. Los mejores vegetales para los hámsters son los guisantes, espinacas, lechuga, zanahoria, hinojo, calabacín y las patatas. También pueden comer coliflor, pepino, espinacas, acelgas, espárragos, col rizada, maíz de mazorca natural.

Proteína: Los hámster son omnívoros, así que necesitan alimentos que les aporten proteína. No todo tipo de proteína es ideal para estos roedores. No hay que darle productos preparados para humanos ya que contienen altos contenidos en sal y otros conservantes. Los más adecuados son los gusanos de la harina, pollo o pavo, bacalao cocido sin piel ni espinas, huevo cocido, tofu, saltamontes y grillos, queso cottage bajo en grasas. La comida especial para hámsters comprada en veterinaria también contiene proteína.

Frutos secos: Tienen un importante aporte nutricional para los hámsters. Se pueden usar los frutos secos como un premio a modo de herramienta de entrenamiento. Una dieta con excesivo uso de frutos secos hará que engorde y sufra de obesidad, con las consecuentes enfermedades que acarrea. Las avellanas, nueces, castañas, pasas, cacahuetes todos ellos sin tostar ni sal son adecuados. Las almendras no son adecuadas para su consumo ya que contienen ácido cianhídrico.

A continuación dejamos una lista de alimentos que no deberían comer los hámsters:

Chocolate, golosinas, mermeladas, maíz, guisantes, zanahoria, fresas

Cítricos (mandarinas, naranjas, limas, limones)

Almendras

Patatas fritas y patatas crudas

Productos de cerdo

Cebolla, cebollino, puerros, ajo, perejil

Aguacate

Especias

Tomate crudo y hojas de tomate

Semillas de uva y de manzana

Berenjena

Encurtidos

Sandia (contiene mucha agua y les provoca diarreas)

Frijoles crudos

Ruibarbo

¿Cómo puedo limpiar mi hámster?

Normalmente, los hámsters son animales limpios y podemos observar que dedican tiempo diariamente para su higiene. No es conveniente lavar a los hámsters a no ser que tengan alguna sustancia tóxica o dañina para la salud incrustado en su pelaje.

Los hámsters son muy sensibles a los cambios de temperatura y a las corrientes de aire. Si tu hámster necesita un baño, se recomienda no utilizar agua a no ser que sea absolutamente necesario. El agua podría quitar los aceites naturales de su piel y pelo, debilitando su sistema inmunológico y pudiendo contraer alguna enfermedad.

También podemos peinar al hámster frecuentemente para ayudar a eliminar suciedad del pelo y mantener piel lubricada. Esto se hace peinando desde mitad de cuerpo hacia la cabeza primero y después desde mitad de cuerpo hacia la cola.

Ahora detallaremos alternativas más seguras para limpiar a tu hámster.

Bañar al hámster con arena: Los hámsters silvestres emplean este método para limpiarse utilizando la arena del suelo. Para simular estas condiciones en casa, compraremos arena de chinchilla y colocaremos la arena en un recipiente. Podemos situar el recipiente dentro de su jaula o si es demasiado grande, cogeremos al hámster y lo pondremos en el recipiente para que comience a excavar y se revuelque. De esta forma eliminan la suciedad que llevan en piel y pelo. Una vez esté listo retiramos el recipiente, y si lo dejamos en su jaula hay que vigilar que no lo use a modo de letrina.

Bañar al hámster con un paño húmedo o toallitas: Existen toallitas húmedas especiales para animales, que no contienen ninguna sustancia dañina para ellos. Las toallitas para bebés contienen perfumes, detergentes y otros aditivos que pueden ser perjudiciales. Por otra parte podemos usar un paño húmedo, mojándolo en un recipiente con agua templada y unas gotas de champú para mascotas (sin que haga espuma). Sujeta al hámster en la palma de tu mano, y tanto con el paño como con las toallitas da fricciones de frente hacia atrás, evitando contacto con ojos y la nariz. Al terminar de dar fricciones hay que secar al hámster con una toalla.

Bañar con agua al hámster: Solo se puede considerar cuando sea absolutamente necesario, por ejemplo si se ha manchado con pintura, detergente o alguna otra sustancia tóxica. Su proceso natural de limpieza (lamerse pelaje) resulta peligroso, ya que podría ingerirla e intoxicarse.

Ahora explicamos cómo bañar al hámster paso a paso:

Llenamos un recipiente con 2 cm de agua templada/caliente.

Mójalo, con cuidado de que no le caiga agua en la cara. Dale fricciones con un paño húmedo o un cepillo de dientes de cerdas suaves.

Si con el agua sola no sale la sustancia tóxica o pegajosa, necesitamos champú para mascotas. Frótalo e intenta que no toque la espuma a sus ojos y nariz.

Enjuaga al hámster, échale agua templada hasta eliminar los restos del champú por completo.

Para secar el hámster usa un paño suave y limpio. Cúbrelo por completo dando golpecitos o frótalo. Si lo frotas que sea en dirección de crecimiento del pelo y suavemente.

Una vez seco, devuélvelo a su jaula para que descanse. Asegúrate de que tenga bastante sustrato para abrigarse y pon la jaula en algún lugar cálido y sin corrientes. Es importante que le des un premio.

Otras soluciones: Si por ejemplo tiene plastilina, goma de mascar o pegamento incrustado, puedes cortarle el mechón del pelo afectado. Esta es una solución mas efectiva que las otras anteriores. De esta forma no corre riesgo de resfriarse y el pelo crecerá y quedará como antes.

 

Enfermedades de los hámster

A los hámster les pueden afectar varios tipos de enfermedades, muchas de ellas similares a la que nos afectan a las personas. Para evitar enfermedades o problemas de salud es importante proporcionar una alimentación adecuada y una dosis de ejercicio físico diariamente. Debemos conocer los síntomas para actuar lo antes posible o acudir al veterinario para que evalúe un diagnóstico claro.

En este post mencionamos las enfermedades que afectan a los hámster:

Resfriado: Si la jaula del hámster está en un lugar frío o con corrientes de aire no es un sitio apropiado. Al ser sensibles a cambios de temperatura puede que contraigan un catarro. Los síntomas un hámster resfriado son silibancias, nariz húmeda, dificultad respiratoria, estornudos y también suele adoptar una posición  encorvada cuando se sientan. Si tu hámster tiene catarro hay que colocar la jaula en un lugar seco y cálido. Una dieta blanda es lo mas conveniente cuando están resfriados.

Obesidad: Una dieta incorrecta y falta de ejercicio físico generará obesidad en el hámster. Además un hámster obeso también se vuelve más perezoso. En caso de sobrepeso, hay que mantener una dieta equilibrada incrementando las porciones de fruta/verdura. Sustituye los premios, en vez de golosinas dale verdura fresca. Haz que incremente el ejercicio físico, corriendo en la rueda, dando vueltas por casa dentro de la pelota o corriendo por una habitación. 

El peso aproximado de cada raza de hámster es:

Hámster dorado: 140-200 gramos

Hámster de Campbell: 30-50 gramos

Hámster ruso: 21-26 gramos

Hámster Rovorovski : 20-25 gramos

Hámster chino: 30-45 gramos

Diabetes: La diabetes se manifiesta en los hámsters con temblores, repentinas subidas y bajadas de peso, beben y orinan en exceso, duermen más de lo habitual, excesivo ejercicio y pierden piel en la zona del estómago y las manos. Esta enfermedad se da en todas razas de hámster, aunque los enanos de Campbell están predispuestos geneticamente.

Si observas algún comportamiento que pueda indicar que padezca diabetes, debes acudir a un veterinario. Aunque no tiene cura, puede tomar medidas para mejorar la calidad de vida del hámster. Hay evitar alimentos procesados, alimentos dulces y frutas frescas ricas en fructosa (maíz, guisantes), y a su vez incrementar la proteína (zanahoria, patata, huevo cocido, semillas).

Cola mojada: Es una infección bacteriana que sufren los hámsters y que causa una extrema diarrea. Una dieta desequilibrada y estrés también ayudan a la aparición de la enfermedad de cola mojada. Los síntomas son que el hámster come poco y se mueve muy lento y la zona de la cola y el ano se pone pegajosa y húmeda. Con los primeros síntomas hay que aislar al hámster enfermo de los demás hámsteres ya que se puede contagiar, y desinfectar bien la jaula. Hay que acudir al veterinario cuándo detectes los síntomas, allí le administraran el tratamiento adecuado. 

Dado que la deshidratación es la principal causa de muerte, es importante administrarle líquidos y una dieta equilibrada. Los alimentos y verduras licuadas son perfectas, y si no quiere comer, puedes probar a edulcorar con miel y ver si así despierta su apetito. 

Enfermedades de la piel: A los hámsters les afectan distintos tipos de bacterias, hongos y parásitos que dañan la piel y el pelaje. Los síntomas comunes de problemas con la piel son enrojecimiento de la piel, pérdida de pelo, llagas, piel seca y comezón. A continuación comentamos las mas importantes.

Ácaros: Los ácaros son pequeños parásitos que se alojan en la piel y producen picor. A causa del picor el hámster se rasca mucho, produce ansiedad y se irrita la piel. Puede llegar a caerse el pelo. Estrés, falta de higiene o mala alimentación, pueden ser la causa de este problema en el hámster. Existen sprays anti-ácaros, se puede aplicar en el pelo y pinar con un pequeño peine o cepillo de dientes.

Alergias: La ingestión de alimentos, dieta inadecuada o contacto con algunas sustancias pueden generar alergia. Se detecta a simple vista con enrojecimiento de la piel, llagas, se cae el pelo o tiene la piel seca. Los hámster suelen tener reacciones alérgicas al cedro, por lo que las virutas de este material no son recomendadas.

En caso de observar algún síntoma de alergia, hay que averiguar el motivo que lo genera. Puede ser algún alimento, producto de limpieza, desodorantes, plantas…

Una vez detectado el alérgeno, hay que retirarlo por completo del hábitat de hámster.

Si no se observa una mejoría, lo mejor es acudir a un veterinario. Después de realizar un diagnóstico, le suministrará el tratamiento adecuado y se descartan otras posibles enfermedades.

Piel grasienta: Si un hámster tiene la piel grasienta puede ser un signo de enfermedad, ya que puede ser debido a que entra en un estado de letargo. También es debido que su cama no esté limpia o no se cambia semanalmente, entonces su pelaje absorbe suciedad. Hay hámsters con piel grasienta debido sus genes. Los hámsters roborovski tienen tendencia a tener piel grasienta cuando tienen una edad avanzada.

Abscesos: Son bultos subcutáneos que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo del hámster. Pueden ser resultado de una infección bacteriana que entra en el cuerpo a través de una herida. Un síntoma es la inflamación, pudiendo llegar a romperse y liberar pus. Hay que acudir al veterinario para que drene el absceso y lo limpie.

En hámsters con edad avanzada, un bulto puede ser algo mas peligroso y podría tratarse de un tumor. Por lo que es conveniente que en cuanto localicemos un bulto acudamos a un experto.

Tiña: Si tu hámster tiene calvas en el pelo es muy probable de que tenga tiña. Se trata de un hongo que crece en la piel, pelos y uñas de los hámster generando una infección cutánea. Aparte de las calvas, se representa como unos parches rojizos con relieve y descamados que pueden supurar. Las uñas de los hámster con tiña también lucen un aspecto descolorido. Hay que acudir al veterinario para que te recete algún medicamento con griseofulvina y champú antifúngico. Debes usar guantes para tocar a un hámster con tiña.

La jaula debe estar siempre limpia y aireada, ya que este hongo prolifera mejor con una alta humedad. Las jaulas cerradas no son una buena opción.

Lunares: Si observas que a tu hámster le han salido lunares no tienes porque alarmarte. Suelen aparecer lunares debido a la edad, con la vejez es más común.

Problemas o enfermedades intestinales: La diarrea y estreñimiento son los desórdenes más comunes del intestino del hámster. Cuidando la alimentación del hámster se pueden prevenir algunas de ellas, aunque otras se contraen mediante bacterias. A continuación mencionamos algunas de ellas. 

Enfermedad de Tyzzer: Es una enfermedad digestiva que la causa la bacteria Clostridium piliforme, teniendo muchas coincidencias con la enteritis proliferativa (diarrea). Se contrae cuando los hámsters se comen las heces que contienen las bacterias. Es más común en los hámster jóvenes. Puede ser muy contagiosa, ya que las bacterias pueden formar esporas y se pueden extender por el hábitat o medio ambiente. Hay que limpiar y desinfectar la jaula, y si hay otros hámsters es recomendable que no tengan contacto hasta que esté todo limpio. 

Estreñimiento: El estreñimiento es una obstrucción del intestino que puede generar malestar abdominal, y consecuentemente dejar de comer. Puede ser causada por no ingerir suficientes líquidos o por que no ingiere suficientes verduras o frutas en su dieta. Una dieta con alto contenido en fibra evitará estreñimiento en el hámster. También puedes darle alguna gota de aceite de oliva, esto le ayudará a expulsar la obstrucción.

Prolapso rectal: Se reconoce un prolapso rectal cuando parte del recto sale por el ano del hámster. Esto puede ocurrir después de un caso severo de diarrea, estreñimiento o cola mojada. Hay que acudir al veterinario para que realice una cirugía. 

Piedras en la vejiga: Los síntomas cuando un hámster tiene cálculos en la vejiga se manifiestan con dolor, dificultad para orinar y gotitas de sangre en la orina. Las hojas de diente de león ayudan a aumentar la cantidad de orina para así poder expulsar los cálculos. Las verduras o alimentos empapados con agua o zumo de fruta también ayudan a aumentar la cantidad de orina. Un aumento de la vitamina C en su dieta también reducirá la producción de cálculos en la vejiga. 

Piometra: La piometra es una infección del útero, por lo que afecta a los hámsters hembra. Se manifiesta con secreción y orina con sangre e hinchazón abdominal. Esta enfermedad resulta mortal si no se trata, por lo que hay que acudir al veterinario para que evalúe la situación. En muchos casos, la única solución es extirpar el útero. La intervención quirúrgica prevendrá la rotura uterina y eliminará la infección y el riesgo de volver a tenerla.

Enfermedades de la vista: Hay que revisar periódicamente que los ojos no tienen legañas, no han aumentado de tamaño o tienen un color extraño ya que son síntomas de alguna afección. Los problemas más comúnes son cataratas, conjuntivitis o el glaucoma.

Conjuntivitis: Es la inflamación de la membrana conjuntiva del ojo (parte interna de los párpados), que hace que los ojos estén pegajosos. Algunos síntomas son enrojecimiento de los ojos, lagrimeo, legañas, aumento de los ganglios y frotamiento de ojos. La conjuntivitis la causan las reacciones alérgicas a lechos, una infección bacteriana, picaduras o alguna lesión interna. Hay que acudir al veterinario para que recete algún antibiótico o tratamiento. Podemos usar agua caliente y fricciones para eliminar la costra alrededor de los ojos o párpados.

Cataratas: Las cataratas suelen aparecer en la vejez del hámster, aunque también son un efecto secundario de la diabetes. Se producen cuando el cristalino del ojo se pone blanco y turbio, que consecuentemente el hámster pierde visión. Conforme avanza la enfermedad, la visión será más pobre ya que no existe tratamiento. Puesto que naturalmente la visión del hámster es muy pobre, no impide su movimiento, siempre que esté en el mismo nivel. Es bueno usar una jaula que tenga solo un nivel, para evitar caídas. 

Glaucoma: Se manifiesta con un aumento de tamaño o hinchazón de los ojos. Puede deberse a un mal manejo del hámster, por peleas o por apretar con fuerza en el pescuezo cuando lo cogemos. Para tratar un glaucoma hay que acudir al veterinario cuanto antes, puede que si es demasiado tarde tengan que extraer el globo ocular.

Accidente cerebro vascular: Se manifiesta si aparentemente ves al hámster con la cabeza inclinada a un lado o anda desequilibrado. Aunque estos síntomas también podrían ser causa de una infección respiratoria o del oído. Suele darse en hámsters con edad avanzada y durante la noche. Otra causa de accidente cerebrovascular puede ser el calor excesivo, así que su temperatura idónea es de entre 18ºC a 26ºC.

Incluso después de un accidente cerebrovascular, la vida del hámster puede ser normal. Aunque en algunos casos la inclinación de la cabeza puede permanecer. Si queda alguna secuela, lo más lógico es usar una jaula que solo tenga una planta para evitar accidentes y facilitar el acceso a la comida y la bebida. 

Problemas en los dientes: Los dientes de los hámsters son una herramienta muy valiosa. Si observas que los dientes tienen roturas puede ser a que la dieta sea baja en calcio y estos se debilitan. Siempre debe tener juguetes para roer, ya que los dientes nunca dejan de crecer. Si los dientes se hacen muy grandes pueden generar heridas en la boca o mandíbula y el hámster podría dejar de comer. 

Problemas en las uñas: El principal problema con las uñas, es cuando éstas se caen o están débiles debido a la falta de proteína en la dieta. La falta de proteína también puede generar caída de pelo, falta de crecimiento e infertilidad. Si se da éste caso, puedes añadir en su dieta habas, queso, guisantes y soja ademas de una dieta equilibrada y sana.

Otro problema que afecta a las uñas es su largura y su forma. Nunca se deben cortar las uñas de un hámster, a no ser que éstas se estén doblando o retorciendo. Para cortar las uñas, debes usar un pequeño corta-uñas especial para pequeños animales o cachorros. Un consejo para mantener la forma natural de las uñas es poner una piedra en la jaula para que el hámster ande pon encima y rasque. 

Cáncer: A menudo es una enfermedad tratable, aunque después de eliminar los tumores pueden volver a crecer. Se diagnostican debido a pequeños bultos que salen, y se diferencian en tumores internos o tumores externos. Las probabilidades de padecer cáncer aumentan conforme avanza la edad del hámster. 

Los tumores internos son más difíciles de identificar, y sus síntomas vienen acompañados de pérdida de peso, letargo, apatía y algún pequeño bulto. Sin embargo, los tumores externos se detectan fácilmente ya que son bultos duros que crecen rápidamente con el tiempo. En ambos casos es necesaria una intervención quirúrgica y tratamiento. Cuanto antes se practique, más probabilidad de tener un tratamiento con éxito. 

Quistes: Son cavidades llenas de líquido y aveces acompañadas de material semi-sólido o aire. La zona a la que afectan los quistes está más hinchada. Un veterinario debe drenar el quiste y tratarlo, aunque con el tiempo puede volver a aparecer. 

Quistes ováricos: Se dan en las hembras que nunca han dado a luz. Sus síntomas son flujo vaginal con sangre y aumento de tamaño del vientre. Detectados estos síntomas, hay que acudir al veterinario para que extraiga los quistes con una histerectomía. 

Convulsión: Se trata de una enfermedad hereditaria y si es detectada, estos hámsters no deben tener descendencia. Sus síntomas son temblores en las patas y movimientos sin control. Abren la boca y suelen dejar la lengua de fuera, la mirada parece opaca y en ocasiones pueden tener diarrea o hacer pis sin control. 

No existe ninguna cura o solución, lo único que se puede hacer es tratar de tranquilizar al hámster. Debes mantener la calma y hablar con una voz tenue, puedes poner la mano alrededor de la jaula para que detecte tu olor y ayude a calmarse. 

 

Curiosidades de los hámsters

  • El nombre hámster proviene del alemán hamstern que significa almacenar. Ya que estos pequeños guardan su comida en los sacos bucales. 
  • Aproximadamente en 1930 comenzó su domesticación, cuando un zoólogo encontró una madre y sus crías en el desierto de Aleppo (Siria).
  • Los hámsters viven un promedio de 3 años, aunque pueden durar entre año y medio y 4 años.
  • El periodo de gestación dura 16 días y la camada puede ser de entre 4 y 12 crías.
  • Pueden comenzar a reproducirse a partir de los 45 días de vida.
  • Se dice que una hembra fértil está en un ambiente con temperaturas altas parirá más machos que hembras. Por lo contrario, si está en un ambiente de temperaturas bajas parirá más hembras que machos. 
  • No distinguen colores ya que ven en blanco y negro y su campo de visión sólo alcanza unos 15 cm de largo.
  • Frotan sus glándulas contra objetos para dejar su olor y así reconocer el camino por donde han pasado. 
  • Sus dientes siempre están creciendo.
  • En libertad, la madriguera de los hámsters se encuentra bajo tierra. Pueden estar entre 1-2 metros de profundidad y tener hasta 10 metros de extensión. 
  • Según dicen, son capaces de recordar su nombre y reaccionan cuando se les llama.
  • Son omnívoros, pueden comer tanto alimentos vegetales como animales.
  • Un dato interesante es que son animales nocturnos, pero en cautividad se les ve activos también durante el día.
  • Los hámsters son muy territoriales, esto puede causar peleas.

 

Jaulas para hámsters 

Es muy importante elegir una jaula para hámster que se adapte a sus necesidades. Lo principal es saber cuánto va a crecer, y comprar una jaula de hámster concorde a su tamaño. Es preferible tener una jaula espaciosa ya que debemos poner bastantes enseres (comedero, bebedero, rueda, cama, tubos, letrina). 

Las paredes de la jaula debe ser de barrotes de metal horizontales y con una separación entre barrotes de unos 0´60 cm así evitamos que pueda sacar la cabeza y al ser abierta mejora la ventilación. El suelo de la jaula debe ser de plástico y que no tenga barrotes ya que puede quedarse atrapado de alguna pata y lastimarse. 

Es necesario meter dentro algunos accesorios para su día a día pero también debemos dejar espacio para desplazarse y se mantenga activo. Un plato para usar de comedero y que esté cercano a su casita o nido. El bebedero de tipo chupete es la mejor opción, así no se moja el suelo. Una casita para usar a modo de madriguera y que pueda dormir y esconderse cuando se sienta vulnerable. Y por supuesto no puede faltar una rueda para corretear y andar.

El suelo debe estar cubierto por un lecho o sustrato. Son animales que les encanta excavar y por lo tanto no puede faltar. Existen varios tipos en el mercado (papel reciclado, aserrín, virutas de madera, alfalfa, pacana, maíz), pero no debemos poner paja o virutas de cedro ya que son perjudiciales. 

Puedes elegir tu jaula para hámster aquí.

Transportín para hámsters

A la hora de hacer viajes de poca duración y no queremos llevar la jaula, podemos utilizar los transportines pensados para estos casos. Son ideales para visitas al veterinario y viajes. Suelen estar fabricados de plástico y llevan asas para poder agarrarlos cómodamente. Tienen rendijas para la ventilación, pero como inconveniente es que no suelen tener espacio para poner comederos, bebederos ni juguetes. Solo hace falta poner sustrato y algo de material para que fabrique su cama, y algo de comida suelta. 

Existen distintos modelos y tamaños de transportines, con lo cual debes elegir el que mas te guste y mejor prestaciones te de. Pincha aquí para encontrar transportín para roedores.

¿Cómo limpiar la jaula del hámster?

Si tu hámster huele mal no implica que debas bañarlo, mejora la limpieza de su jaula. Por naturaleza los hámsteres no son animales sucios, podemos verlos varias veces al día limpiándose con sus patitas. Sin embargo somos nosotros quienes somos responsables de limpiar su jaula, bebedero y juguetes.

Para tratar de garantizar la limpieza y que el hámster no enferme debemos limpiar una vez por semana la jaula. Empezando por los comederos y los bebederos usamos agua caliente con jabones suaves de uso veterinario para desinfectar los recipientes. Para limpiar los barrotes de la jaula usaremos un cepillo y así eliminaremos la suciedad y otros parasitos o microorganismos. Si no desaparece toda suciedad, hay que sumergir la jaula en agua caliente para facilitar la limpieza.

Hay que retirar la arena, viruta o el heno del fondo de la jaula así como también las deposiciones para que no se conviertan en una fuente de infección. Usando agua caliente para desinfectar el fondo y si hay suciedad agarrada usamos una espátula y un cepillo de dientes. No hay que usar productos muy fuertes o agresivos, ya que su olfato es muy sensible y los limpiadores químicos dejan un potente rastro de olor.

¿Cómo diferenciar el sexo de los hámsters?

Los hámsters alcanzan la madurez sexual muy temprano, a los 35 días y en los adultos es más fácil su distinción. Una pista evidente es que los machos suelen ser mas grandes que las hembras, pero puedes fijarte en la parte inferior de la cola. Para determinar el sexo de los hámsters tienes que esperar al momento oportuno. No les gusta estar panza arriba, por lo que es bueno escoger un momento en el que esté relajado para que no nos muerda. 

  1. Lo primero trata de acariciarlo y darle algún alimento para que se sienta cómodo y relajado. Si está dormido o lo notas nervioso es mejor que lo intentes otro momento.
  2. Debes anticipar una posible caída. Colocando una toalla debajo o algún objeto acolchado para evitar lesiones, ya que es algo que les incomoda. La forma más correcta de cogerlo es colocando la palma de la mano bajo su cuerpo y con la otra cógelo por la piel de entre los omóplatos, de esta forma evitaras que te muerda.
  3. Coloca al hámster boca arriba sujetándolo bien por la parte del lomo. Observa su parte trasera, en la parte inferior de la cola. Los machos tienen entre el ano y el órgano sexual una distancia mayor que la que las hembras, que están casi pegados. 
  4. En las hembras también se pueden ver dos líneas de mamas en el vientre.
  5. Otra diferencia significativa es que los machos tienen unos testículos prominentes y se aprecia en la parte trasera que tiene dos bultos. 

Aquí dejo un pequeño video que aclara como saber si un hámster es macho o hembra.